Monday, 22 December 2008

Mi memento JB

Parece que al señor JB, no al del whisky, espero, sino al bloguero, se le ocurrió la idea de un meme con unas preguntitas determinadas sobre la experiencia Blogger. Mis nunca suficientemente adoradas Ely y Cru fueron nominadas a este meme y como me quieren tanto (ya os cogeré, monas, ya) me han nominado las dos a mí, por lo que tengo que contestar a la entrevista, así que vayan abrochándose los cinturones que entramos en pista para despegue….

Qué te motivó a escribir un blog:

Al principio me motivaron las perracas de mis primas y vari@s amig@s (malísim@s tod@s), que me habían leído en el blog de La Divina cuando comentaba allí, luego otros bloggers empezaron a animarme y fue cuando me decidí. Tenía poco trabajo por aquel entonces y mira en qué fregado me metí jejeje.

Consideras que escribes bien:

No, o sea, para nada (léase a lo Tamarita Falcó P.) la verdad es que más que un buen escritor, me considero un buen transmisor de información, sabes (léase a lo Belén Esteban jajaja), ya que me he preparado muy duramente para eso, ¿m’entiendes? (léase a lo Duquesa de Alba). Se me da bien comunicar y transmitir información, pero de ahí a escribir bien hay un trecho simpático.

Cuál sería un adjetivo (o varios) para describirlo:

Mi blog, es casual… como mi vida. De casualidad en casualidad ya han pasado 31 años y aquí estamos pa contarlo, ¡que vivan las casualidades! Como dijera el gran Antonio Gala, una casa es el lugar donde uno es esperado, yo quiero que mi blog siga siendo mi casa, y la de quien quiera, por mucho tiempo más.

Has pensado a veces que se ha vuelto una obligación ¿cuándo?:

No lo he pensado, de momento, pues escribo cuando tengo algo que decir y tiempo para ello, pero sí es verdad que me gustaría actualizar a veces más a menudo. El día que se convierta en una obligación para mí, colgaré el cartel de “vacaciones” y a otra cosa. No quiero que mi blog sea una obligación, sino una dulce imposición que me he puesto yo mismo.

Seguro que hay blog que no te gustan, cuáles, te atreves a mencionar uno en concreto y decir por qué:

Es difícil que, si me hago seguidor de un blog, éste deje de gustarme. Normalmente no me gustan desde el principio, con lo que los leo una o dos veces y ya no vuelvo, por lo cual no suelo recordar sus nombres nunca más. En alguna ocasión me han llegado a hartar los comentadores de algún blog, no el blog en sí o su dueñ@, pero ahí no hay nada que hacer pues gracias a Dios vivimos en un país libre y cada cual puede expresar lo que le plazca, aunque no podamos estar siempre de acuerdo con todo.

Comentas a veces por obligación:


¿Por obligación? Nunca. Por cortesía, sí. Además, me gusta contestar individualmente a todos y cada uno de los comentarios, pero si voy apurado algún día contesto a varios en un mismo mensaje, pero por lo general me parece el mínimo de cortesía el contestar a quien se ha molestado en leerte, leer los comentarios y encima te comenta también, aunque no le conozcas y sea la primera vez que comenta.

Temes que un día tu blog deje de atraer a la gente y dejan de comentarte:

La verdad es que no, porque sería como pensar que tus amigos van a dejar de llamarte o de venir a casa a verte. Sé que tengo gente ahí ya para los restos, además gente buena de verdad. El día que no tenga más que decir, dejaré de escribir, punto pelota, pero creo y espero que ese momento tarde aún en llegar, me quedan muchas casualidades por vivir todavía… y alguna habrá que contar, ¿no?

Cuál es tu post preferido de este año;


Jajajajajaja Sin duda, el de la Tortura China, en abril. Me reí tanto escribiendo aquel post y recordando las mil y una peripecias de aquel año en Japón con mi adorado Pappu.

Cuál es tu Blogger preferido, no valen preferencias afectivas

Uffff, pues esa sí que es una pregunta difícil. Si hablamos de bloggers con blog propio, me resulta totalmente imposible quedarme sólo con uno; Ely y María me ponen en perspectiva y además aprendo cosas con ellas sobre la actualidad o cualquier cosilla en la que, de no leerlas a ellas, no habría reparado. Audrey saca mi lado más dulce, me enternece cantidad y me siento como un chiquillo cuando la leo. Cruela me pone a dos mil y pico, tiene esa vena enfoirée (loca/tarada) tan impetuosa, tan irreverente, tan inconformista… y a la vez es TAN humana, me sirve de auto espejo interno en muchos aspectos... y le gustan las golondrinas, como a mí. Sorry pero ya he dicho que era imposible quedarme con uno sólo, aunque podría seguir con más eh (que a mi don Chema y a mi Wanna no los he puesto pero no por ello son menos importantes for me).

Qué crees no serías capaz de escribir:

Siendo traductor creo que no habría nada que no sería capaz de escribir, pero si tiene que salir de mí mismo me costaría mucho elaborar un relato pornográfico o uno sobre mi familia, como parte de mi vida puedo dar alguna ligera pincelada de paso y mencionarlos, pero nunca escribiría a fondo sobre ellos.

Piensas que un blog es una especie de terapia:

Sí, no siempre ni todos los posts, pero algunos sí, claro. Escribir es muy buena terapia… y esto no es mío.

Una pregunta que te gustaría contesten tus lectores…:

La verdad, sí que me da curiosidad saber qué interés pudieron encontrar en un petardillo cuasineurótico que de vez en cuando comentaba desde Londres en el blog de La Divina. También les preguntaría qué haría que el blog de El Pajarito les gustase más.

Por último, tengo que nominar a doce blogueros, creo que no conozco a tantos y la mayoría de los que conozco ya han sido nominados por mis antecesores, así que pongo a los que creo aún no han sido nominados aunque no llegue a los doce:

Franky, WannabeA, Jose_Airam, Audrey, NoSinMisChancletillas, Mr Style (Audrey díselo jajaja), Bocadelobo.
Bss Mil,
ElPajarito

Tuesday, 16 December 2008

Jingle Bells, Jingle Bells... Feliz Navidad

Los tremebundos vientos escandinavos han conseguido, más por criollización que otra cosa, creo, empaparme de espíritu navideño. La verdad es que por lo que sea no estoy yo muy festivo este año, que no tengo el chichi pa farolillos, vamos, directamente, pero por lo general la Navidad es un periodo que me encanta y con el que siempre disfruto mucho, creo que en parte porque, desde temprana edad y por estudiar fuera, significaba el retorno a casa al más puro estilo del anuncio turronil navideño.

En casa en Noche Buena solemos ser sólo unos 8 ó 10 dependiendo del año (ya sé que para muchos esto puede sonar ya a multitud, pero para mí es casi como una grada vacía) , cuando nos reunimos todos es para la comida del 25.

Y como no hay Christmas que se precien sin un buen menú para Noche Buena, os comento el que de momento tiene todas las de ser mi cena para el próximo miércoles 24 y luego vosotros podéis comentarme vuestras ideas, planes y platos favoritos.

Junto con los típicos y consabidos entrantes ibéricos, salvo para los alérgicos o a los que no les guste, al menos cuatro o cinco bichitos marisqueros no pueden faltar en la table, siempre que Santa Crisis de los Webs lo permita, of course. Mi favorita es, indeed, la langosta...mmmmmmmmmmmmmmm

Imperativo en la mesa, a menos que mi madre quiera tener un conflicto bélico en toda regla entre mi hermana B (la segunda de las chicas) y moi, tiene que haber una cantidad ingente de caviar, ya que B y un servidor somos auténticos enfermos y mega adictos. Mi preferido sin duda, el Beluga. A mi hermano mayor le gusta más el Sevruga Imperial de grano grueso, yo soy más sencillo y no necesito tanto, me conformo con un beluguita apañao jeje. Servido en cucharitas de madreperla o de nácar como está mandao eh, nada de sacar las cucharillas de café a la mesa para servir el caviar, que hay mucho terrorista suelting ;-)




Este año parece que la tradicional ensalada de patata y huevo que suele sacar mi señora mother en esta noche tan especial sufrirá baja de última hora y será sustituída por unos cucuruchos de ensalada tailandesa. Yo ya he dicho que si lleva curry a mí que ni me pregunten porque no pienso probarlo, me hincharé a Beluga jeje.




Y de plato principal, como todos los años, pavo relleno, lo único que varía cada año es el relleno, que este año será de arándanos, taboulé y bacon trufado.

Y como postre, para los que aún tengan espacio para algo, la Bûche de Noël, creo que en España se le llama tronco de árbol, o algo así, en casa siempre ha sido la bûche, absolutamente deliciosa y parecida en forma, que no en sabor, a un brazo de gitano.

Y todos estos manjares y viandas divinos se riegan con, of course, champán. Este año toca Cristal Roederer. Las botellas que hay en casa aún no las he probado y es un brut nuevo así que no puedo hablar, pero el de toda la life es como para ahorcarse con el muérdago de lo bueno que está.


Este brindis va por tod@s vosotr@s

Feliz Navidad, Bon Nadal, Joyeux Noël, Merry Christmas, Buon Natale, Feliz Natal, メリークリスマス (me-rii ku-ri-su-ma-su), Prettige Kerstdagen, Frohe Weihnachten, God Jul, Wesolych Swiat.

(Que todos vuestros deseos se hagan realidad... pero sin pasarse, eh)

Espero vuestros comments sobre platos y preferencias.

Bss Mil,

ElPajarito

Tuesday, 2 December 2008

Bajas en el fondo de armario

Vale, lo confieso, aparte de por las gafas de sol, como ya he dicho en el post anterior, también tengo debilidad por los pañuelos, bufandas y echarpes, no sé por qué pero así es, manías raras de cada uno, supongo.

Debe de hacer aproximadamente un par de años, era yo el hombre más feliz de este planeta cuando salía, triunfante, de la tienda londinense Brown’s de Oxford Street con una de sus bolsas en mis manos. ¿Qué había dentro? Exactamente esto…

La entonces alto codiciada bufanda de calaveras de Alexander McQueen, que desde entonces me ha acompañado en infinidad de ocasiones importantes, siempre elegante a la vez que casual según el resto de atuendo y complementos varios que llevases.

Pocos meses después, salía igual de ufano cuando, por mi 30 cumpleaños, me autoregalé un pañuelo en seda y lana absolutamente epatante, en tonos negro y gris iguales a los de la bufanda McQueenera, de Armani Collezioni, y que también me ha acompañado en inigualables momentos de grandes triunfos, sobre todo profesionales. Sorry pero no he podido encontrar foto del pañuelo en la red.

Pues bien, esta mañana aún con las neuronas medio dormidas y camino de la ducha, he abierto mi armario para ver qué me ponía y, repentina e inmediatamente, mis ojos no han podido evitar ser directamente atraídos hacia la parte izquierda, donde cuelgan de multitud de perchas todas mis bufandas y pañuelos. Algo que intentaba a duras penas parecerse a mi bufanda de calaveras colgaba del tope de una de las perchas, pero más que una bufanda parecía una larga tira de papel de lija, y las calaveras parecían más un reflejo de lo que debía de ser el cráneo de Nefertiti en su época anoréxica al enterarse de los cuernos de Akenatón, más que las divinas calaveras de McQueen. Al comprobar que, en efecto, se trataba de mi bufanda, no me ha dado un ictus de puro milagro. He bajado a la cocina y mi madre al verme la cara me ha preguntado -“¿Qué pasa, hijo?” en respuesta de lo cual me he sacado la mano de detrás de la espalda y le he enseñado la bufanda. Mi señora mother, de inmediato ha comprendido mi aflicción y, con cara de lástima y pesar, me ha dicho que no lo tuviese en cuenta, que la pobre interna nueva es que no sabía lo que lavaba.

¿QUE NO LO TENGA EN CUENTA? O sea, que la chica nueva se ha pensado que estaba lavando un suéter de lana de llama andina sin preocuparse lo más mínimo por ver si se trataba de una prenda más delicada y yo no lo tengo que tener en cuenta, NO WAY JO-SE (que conste que no pretendo que lo anterior suene despectivo en ningún momento eh. Además, hay que decir que la mujer ganas le pone, pero es que menuda pifiada me ha hecho).
Los rallos y chispas me salían por toda la cabeza. Mi madre, pobre, ha intentado tranquilizarme de la mejor manera. De repente, conforme mis neuronas se iban despertando, he recordado que esa bufanda, junto con el pañuelo de Armani Collezioni, venían juntas en una minimaletita trolley monísima de Prada que he usado este finde para mi minitrip a Murcia para celebrar el cumpleaños de mi adorada EZ. El pavor se ha apoderado de todo mi cuerpo.

He ido a preguntar a la interfecta si había lavado también el pañuelo y, dejándome entre incrédulo por estar oyendo semejante blasfemia y terriblemente cabreado que te cagas, me espeta: -“Ay, sí pues, le lavé al señor Pajarito dos bufandas, pero eran de una calidad pésima, se quedaron hechas un grincho” (no sé lo que es un grincho, pero no estaba como para preguntarlo tampoco). Ni que decir tiene que no es que fueran de mala calidad, sino que son para lavar a mano y con toda la delicadeza del planeta.

Mi madre, por miedo a que me lanzase a su cuello y la asesinase, se me ha adelantado y le ha preguntado dónde estaba el pañuelo, ella ha salido fuera, ha ido al cuarto de la colada y ha vuelto con un ovillo desgastado y compacto en la mano, mi pañuelo de Armani Collezioni. Mi madre me ha mirado y me ha dicho directamente “-Sube a ducharte”. Ay, sólo las madres nos conocen tan bien, si no me voy la habría asesinado allí mismo. Me he dado una ducha, intentando dejar correr la mala sangre junto con el agua, tarea harto difícil dadas las circunstancias. Mientras me abotonaba la camisa, mi madre ha entrado en mi habitación y con voz reconfortante me ha dicho -“No puedo prometerte nada de la bufanda, pero confía en mí, que el pañuelo sobrevivirá”.

No soy capaz de explicar el mal humor que me ha invadido todo el día. Y tampoco sé con qué cara voy a poder mirar a esa buena mujer esta noche cuando llegue a casa.

Soooooo hard!!!!!
Bss Mil,
ElPajarito

Monday, 1 December 2008

Tags...y tal

Sé que merezco la guillotina (siempre me pareció mucho más glamurosa que el garrote vil patrio) por llevar tanto tiempo sin actualizar, pero de verdad que tengo un montón de trabajo y, como en casa de mis progenitores internete funciona cuando le apetece (es lo que tiene vivir en una casita con encanto en la montaña) y yo encima no siempre tengo ganas y/o inspiración, pues procrastinando, procrastinando por unas y otras llevaba un montón de tiempo sin colgar nada. Pero como más vale tarde que nunca y nunca es tarde si la dicha es buena, allá vamos.
Mi querida y cruel Cruela, valga la redundancia epíteto-seudónimo, ha gustado de “etiquetarme””, o ponerme un tag en su blog. Por lo visto tengo que poner las reglas en mi blog y cumplirlas, así que voy a intentarlo:
1.- Enlaza a quien te ha etiquetado y pega estas normas en tu blog.
Me ha etiquetado Cruela, la extranjera que nada extraña.
2.- Comparte 7 datos sobre ti en tu blog - algunos aleatorios, algunos curiosos.
1) Hablo con fluidez nueve idiomas (a saber, español, valenciano, francés, inglés, alemán, neerlandés, italiano, sueco y japonés). Este dato a mí nunca me ha parecido significativo ni digno de mención, puesto que si además de eso fuese neurocirujano o astronauta, por ejemplo, pues entendería la proeza, pero siendo traductor e intérprete simplemente me parece un esfuerzo que he hecho para intentar llegar lo más alto posible en mi profesión, aunque dado que al resto del mundo parece llamarle mucho la atención y como no es algo de lo que hable con frecuencia, voilà.

2) Soy MUY maniático con pequeños detalles (no soporto ver las puertas de los baños abiertas, o la tapa del inodoro levantada, o encontrarme un cabello en la pila o bañera del baño…)

3) Una de mis vías de escape preferidas y más efectivas para el estrés es cantar a pulmón roto mientras conduzco (cuando voy solo, of course, pues canto como el arse no, peor).

4) Valoro el respeto por la amistad casi al mismo nivel que el de la familia, pues para mí los amigos son la familia que uno elige tener. Me resulta extremadamente difícil perdonar una traición de un amigo, como la de un hermano, del mismo modo que si hay que darle un riñón a un amigo, como a un hermano, se le da.

5) Mi bebida no alcohólica preferida es el café con coca-cola, una guarrada con mucha cafeína, lo sé, pero qué le vamos a hacer. Me aficioné a beber el brebaje en mis tiempos universitarios, porque de vez en cuando me daba por hincar los codos jejeje, e incluso hoy lo sigo tomando mmmmmmmmmmmmmm.

6) Soy el pequeño de ocho hermanos. Sí, ocho. Como todo, tiene sus pros y sus contras aunque yo en los últimos tiempos estoy sintiendo más lo último que lo primero, mais bon, rachas.

7) Mi perdición absoluta son las gafas de sol, tengo 27 pares que he ido acumulando durante toda mi vida y espero seguir acumulando muchos más en lo que me queda.
3.- "Taguea" a 7 personas al final de tu blog dejando su nombre y un enlace a sus blogs.
...And the winners are:
Perla Negra
Noa
WannabeA
4.- Hazles saber que han sido "tagueados" dejando un comentario en su blog.
Hecho
5.- Si no tienes 7 amigos blogueros, o si alguien más los ha "tagueado" ya, entonces taguea a algunos extraños libres de sospechas.
Pues hasta aquí ha llegado esto. Me voy a comer que en vez de intestino parece que tenga al león de la Metro en la tripa metío.
Pronto more... and better ;-)
Bss Mil,
ElPajarito

Tuesday, 11 November 2008

Reflexiones Pre-Navideñas

Al final, después de mantener la esperanza hasta el último minuto, me he quedado sin ir a Japón para la inauguración del Cervantes y, por tanto, me quedo sin conocer a Marujito ni a Matako Toda (Masako Owada, se entiende jeje). Pero bueno, otra vez será y ya que no puedo estar tomando canapeses en la inauguración con Isabel Coixet (que se encuentra rodando una película allí y asistía como invitada) y demás personajes de la concurrencia, pues me recuesto en mi sillón de oficina ergonómico y dejo que fluyan las reflexiones por mi cabeza. Curiosamente, la primera que me viene es una que seguramente nos aborda, o abordará en breve, a más de un@, a saber:

Se acerca peligrosamente la Navidad, de hecho en menos que canta un gallo tenemos ahí el puente de diciembre y rápidamente ya Noche Buena, Navidad y Noche Vieja. Podría ponerme a pensar en qué regalos hacer, bla, bla, bla, pero creo que este año de regalos nada, pues estoy pelado cual trasero de mandril de documental vespertino de la 2, así que si me toca la lotería antes de entonces ya hago un post especial y os cuento las barbaridades que le regalo a cada miembro de la familia jajaja. Pero mientras esto llega, que va a ser que no, yo me estoy planteando qué voy a hacer en Noche Vieja. Hay varias opciones:

Opción A: Viaje de tres o cuatro días a alguna casita rural de las serranías cercanas con los compis del cole de cuando era pequeño. Unas ocho personas, todos majísimos y con mucho sentido del humor y ganas de diversión. Supongo que el plan de la noche en sí será cenar rollo rural en algún sitio cercano o comprando algo del sitio cercano y en la casita tranquilamente a beber y divertirnos.

(Casita rural turolense)

Opción B: Ir al recién inaugurado pub de mi adoradísima amiga L a echarle una mano en la barra ya que se presupone que esa noche estará a rebosar de gente. La verdad es que esta opción me parece también súper divertida y poniendo copas con mi amiga y l@s camarer@s que tiene puede haber unas risas buenas.

(Café L'Albera Club)

Opción C: Viaje de tres o cuatro días a Gstaad, donde ya pasé el último fin de año, en el chalecito que le regalaron el año pasado sus padres a mi amigo L (no confundir con mi amiga L la del pub, nothing que ver), a quien conocí gracias a mi mega friend D a la que conozco de casi toda la life. Hablamos de unas 15 personas, suiz@s en su mayoría y tod@s emplead@s de banca o directamente sin oficio pero mucho beneficio, pero simpáticos a rabiar y cachondos perdidos. Mañanas esquiando –el que pueda combinar resca con esquí- y noches bebiendo como alemanes tiroleses después de ayunar rollo ramadán, o sea, bebiendo como camellos disecados. La noche en cuestión es cena de catering en casa de L, campanadas vía satélite con Ms Igartiburu & Co y luego bailoteo en la discoteca del Grand Hotel y regreso, cada uno como buenamente pueda, a casa de L a dormirla. único inconveniente de ésta opción es que aunque no haya que pagar hotel, se puede poner en un piquín, pero bueno, para eso están los aguinaldos, ¿no?

(Grand Hotel Park)

Pues estas son mis opciones, opinión sobre las cuales os agradeceré y ni que decir tiene que me encantará saber cuáles son por el momento vuestros planes para esta noche.
Bss Mil,

ElPajarito

Friday, 7 November 2008

Mi Primer Premio Blogger

Llevo ya varios días sin poder visitar mis blogs preferidos, hace un momento al terminar mi mañana de jornada laboral me he dicho que ya no podía pasar un día más sin visitar a mis bloggers y la primera ha sido mi idolatrada Ely. Para mi sorpresa, Ely ha tenido a bien compartir un premio con mi humilde persona y otros cuantos afortunados. Ni que decir tiene que es el primer premio cibernético que me dan, así que no quepo en mí del gozo.

Me ha parecido entender en su post que los premiados tenían que hacer algo parecido al post que ha hecho ella, no sé si lo he entendido bien, pero allá voy....

Voilà el premio... Caminamos Juntas:

(Gracias Ely, espero que podamos seguir caminando juntos mucho, mucho tiempo Darling)

Para recoger mi premio me he puesto un traje de chaqueta de Armani Collezioni con unos zapatos de Gucci absolutamente divinos en piel marrón oscuro con impresiones en relieve:


Para terminar de complementarlo llevo un foulard Hermès absolutamente epatante en granate y crudo de lana vuelta de cabra enana tibetana y un cinturón de edición limitada Loewe Aniversario que tengo hace tiempo y que me acompaña cual fetiche en las ocasiones importantes como ésta.
A recoger el premio me acompaña mi amigo Saki...


(No babas please)

Y ya de pleno en agradecimientos y dedicaciones, no puedo dejar de empezar por agradecerle a Yael (Ely) el premio en sí mismo y esas maravillosas palabras que siempre me concede y por esas historias que cuelga en su blog que nos tienen a todos sus seguidores enganchadísimos cuales vulgares drogadictos.
Necesito dedicar y compartir este premio también con:
María, por esa verborrea flagrante, directa y aguda, además de por su imaginación y constancia que sin duda son una gran fuente de inspiración y ánimo para el resto de bloggers mortales, para mí por lo menos.

Audrey, por su sencillez, calidez y ternura y esa gracia innata de que impregna todos sus
posts, yo de mayor quiero ser como ella.

Cruela, porque no se puede aguantar tanta gracia fencolbelga junta. No sé si como extranjera extrañará algo o no, pero yo la extraño a ella cantité cuando no puedo leerla.

http://crueladeval.blogspot.com/

A Pinkocha, por sus maravillosos y agudos comentarios y por esa lasaña de espinacas que espero poder probar pronto.

A Macarena, por su blog de hadas que me encanta y que espero que se ponga de nuevo manos a la obra pronto para poder tener la mía propia.

http://www.macarenagea.com/

A Perla Negra, por su astucia y sagacidad que me ponen cantidad (así en pareado y todo).
Y por último aunque no por ello menos importantes, se lo dedico a mis seguidores/as, que siempre están ahí leyéndome y sin los cuales mi blog no sería nada, Noa, Olivia, Oly, Amparete, Tuxi, Bocadelobo, JoseAiram, Pausak, WannabeA.................... va por vosotr@s.

Las reglas del premio son:
1.-Citar a la persona que te entrega el premio

2.-Elegir 5 blogs de amigas y visarlas
3. Decir el número de pie que calzas y cual es tu calzado favorito

4.Seguir visitando mi blog, y visitar los de mis amigas a quienes concedí el premio.

5. Poner las reglas en tu blog

Ah, por cierto, que no se me olvida y gasto un 39. Cualquier mocasín o castellano de Boss, Sebago, Gucci, Ferragamo o Prada me encanta....y me sientan de bien ;-)

Gracias otra vez Ely.
Bss Mil,

ElPajarito

Wednesday, 5 November 2008

Lesson Learnt (Lección Aprendida)

Hacia finales de julio de este año me hallaba yo de vacaciones por mi tierra y salí a cenar con una de mis hermanas (que por entonces estaba aún embarazada del solazo de ahijada preciosa que tengo) y cuatro primas mías divinas, fantásticas y estupendas. Después de mucho deliberar terminamos yendo al chino de mi pueblo, nada glamuroso, I know, pero el charm, belleza, estilo y buen rollo ya lo ponían las cinco damiselas que me acompañaban. La verdad es que yo soy mucho de que vale infinitamente más la compañía que el lugar en que estés, así que aunque no pudiésemos estar en el Fouquet’s de París… tant pis!
Entre mucho vino y risas, cenamos divinamente.

Después del chino fuimos a tomar una copa, que por supuesto vino seguida de una segunda, pero ya en otro sitio, en la zona de terrazas y chiringuitos de verano, donde mi adorada e idolatrada amiga L acaba de inaugurar su propio pub. Pues resulta que allí sentado con mi hermana y primas en una de las terrazas, vi precisamente a M, hermana de L, y cuando me voy a levantar a saludarla advierto que justo detrás de ella iba andando Victoria con unos amigos. Si me hubiese levantado me habrían visto las dos, lo pensé un momento y me senté.

A Victoria la conozco de toda la vida, al igual que a sus padres y hermano, que son todos súper buena gente. Hubo una temporada en que yo le daba clases de inglés (nacimos el mismo año) y estuvimos bastante unidos, luego ya cada uno siguió su camino e hicimos nuestras vidas. Un día hace ya años, me llamó para tomar un café y allí comentando me dio la invitación de boda, que al final por cosas de la life no llegó a producirse. Victoria siempre ha sido una muchacha risueña, alegre y muy amable con todo el mundo, aparte de guapa.

Desde hace ya mucho tiempo, cada vez que viviendo fuera volvía al pueblo, la gente me paraba en la calle, porque te paran y no intentes escaquearte, y sistemáticamente me hacía las mismas preguntas; ¿Cómo estás? ¿Qué tal la lluvia por Londres? ¿Qué tal el trabajo? La verdad, dos o tres veces está bien, hasta casi lo agradeces, pero cuando llevas treinta y tres veces soltando el mismo rollito monótono te sientes un poco disco rallado y te entran ganas de a) que te trague la tierra si alguien más te saluda o b) tener una grabadora a mano a la que poder darle al play. Aquella noche iba ya por la vez treinta y cuatro, por lo menos, por eso no me quise levantar. Aquella noche era la última vez que había visto a Victoria.

Victoria murió de un fallo cardiorrespiratorio el viernes pasado por la noche y la vi el lunes por la tarde. Esta vez sí la saludé, pero ella no me devolvió el saludo. Lesson learnt!

ElPajarito

Friday, 24 October 2008

Japan connection (Part II)

Pasamos casi todo aquel día en el Cervantes analizando y discutiendo todos los detalles de la inauguración y allí mismo nos improvisaron un tentempié a base de tortilla de patatas, arroz y tallarines. Sí, ya sé que el conjunto suena un poco raro, pero más raro aún fue ver al joven cocinero japonés que se nos presentó como Shinja, de Móstoles, con el acento madrileño más castizo que he oído en la vida, que nos eleboró tan curioso piscolabis.

Total que a eso de las 8 de la tarde, yo ya absolutamente derrotado por el cansancio y demás, terminamos y nos fuimos a buscar algún sitio "apañao" (según me pidieron mis clientes) para cenar. La verdad es que de lo último de que tenía ganas era de irme por ahí de cena y varitées, pero dado que entretener a esta gente era otro de mis cometidos, saqué fuerzas de flaqueza y decidí que bien podía valer la pena aguantar y lucir el conjuntazo de Armani Collezioni que llevaba, con unos tirantes de Façonnable y unos gemelos de Bulgari absolutamente espectaulares.


Al hacer muchos años que no pisaba suelo nipón, mi conocimiento de lugares de moda estaba más que obsoleto, con lo que decidí inmediatamente llamar a mi adoradísimo amigo SB ( mi idolatrado Pappu), el bengalí con más estilo y glam que he conocido jamás y que antes de mudarse a Kobe fue el rey de la noche tokiata, para que me recomendase algún lugar. Él mismo se encargo de llamar al sitio y hacer la reserva, ya que de otro modo hubiésemos podido esperar un par de meses para que nos diesen de cenar en ese sitio, L'Atelier, en Roppongi Hills, una de las zonas más in de la ciudad. Era un restaurante que conjugaba lo mejor de las cocinas francesa, nipona y española, tremendo, al igual que tremendo fue el sablazo que nos pegaron al pagar la cuenta, pero bueno, que nos quiten lo bailao. Durante la cena hice acopio de la justa cantidad de vino para, sin tumbarme del revés, poder continuar la noche lo suficientemente animado.


Pensé que después de cenar, a mis clientes les resultaría curioso conocer un "Club" japonés, que nada tiene que ver con el concepto occidental de club. Los clubs japoneses son unos lugares en donde te sientas en una mesita y disfrutas de unas copas en compañía de bellas jóvenes que se aseguran de que no te falte bebida en el vaso, te encienden los cigarrillos y te dan conversación. El fin último de estos lugares no es el de que termines llevándote a la chica a la cama, para eso están los prostíbulos de toda la life que también los tienen, se trata de una especie de casa de geishas a lo sXX, pero insisto, no vas ahí para echar un quiqui. Eso sí, la mayoría de estos lugares cobran por el tiempo que pases allí en vez de por lo que consumas, ya que la consumición normal para todo el mundo suele ser una botella de whisky de la casa que te sirven inmediatamente en cuanto te sientas, así que hay que tener cuidado con el rato que te pasas allí, ya que luego te pueden sacar una factura de 450 eurazos sin pestañear lo más mínimo (e insisto de nuevo, de polvos nada). Estas jóvenes, que están muy bien enseñadas, son expertas en entretenimiento y seducción y los japoneses disfrutan cuando, a la vez que les rellenan la copa, las muchachas les dispensan un apretón presionando su pantorrilla contra la de los clientes o un sutil roce en la mano. Por supuesto pusieron todas estas técnicas en práctica con nosotros y mis clientes se quedaron absolutamente pasmados y maravillados con todo aquel ritual de entretenimiento y seducción tan sutiles. La mayoría de estos sitios suele disponer además de un karaoke con el que las chicas, y los clientes más atrevidos, despliegan también sus habilidades líricas. Para mi mala suerte, resultó que tenían la versión inglesa del Aserejé de las Ketchup, sí darlings, sí, el Aserejé de las Ketchup, que tuve que terminar cantando con uno de mis acompañantes, ¡¡¡soooo haaaaard!!!


Kamakura es una población a uno 45 minutos en tren del centro de Tokio, donde se encuentra el Gran Buda de Tokio (Dai Butsu), además de un montón de templos perdidos en las montañas colindantes entre frondosos bosques a los que se accede a través de una ruta de senderismo mega coñaza con socavones, pedruscos tremendos, barro y subidas abruptas, o sea, de todo para hacer del paseo un puñetero infierno, al que si encima sumas una humedad del 75%, pues o eres Quitín Muñoz y estás encantao, o un pringao como moi que no tiene más remedio que apechugar con lo que hay y tirar p'alante por exigencias del guión. Total que allí me encontraba yo en Kamakura con uno de los clientes y unos amigos suyos, verdaderamente majísimos todos, que de casualidad estaban allí de vacaciones y pasamos el día con ellos visitando el pueblecito pintoresco. Pues resulta que mientras disfrutábamos del plácido paseo, yo sudando cual cerdo ante su San Martín y con el hígado casi en la boca montaña arriba, de momento cambia el camino a bajadita y la madre de uno de ellos que también venía, una señora estupenda de 60 años, de momento desaparece de nuestra vista, para volver a aparecer mientras la pobre caía cuesta abajo por todo el empedrado. La sangre se me quedó frozen cual Margarita bien preparado, ¡my God qué ostión!. Los cuatro que íbamos con ella corrimos, en la medida de lo posible para evitar caer nosotros también, al rescate, la pobre frenó su caída hecha un cisco y sangrando. Por suerte, avisté una señal en japonés que decía "Cafetería", con lo que grité y dije que iba a buscar ayuda y me apresuré colina abajo, con lo que casi termino yo también dejándome el careto impreso en las montañas de Kamakura. Afortunadamente, estábamos a tan sólo una cuestecilla de la carretera general, así que el servicio de paramédicos llegó en cosa de cinco minutos, después de que el amabilísimo camarero de la cafetería los avisase. Una vez hubieron curado a la señora y le detuvieron la tremenda hemorragia nasal, pasamos a la parte divertida jeje, empezaron a hacerle todo un cuestionario médico sobre su salud general y desde luego que ninguno de los enfermeros hablaba inglés, así que no sé si sudé más al ver a la pobre señora rodar colina abajo o cuando tuve que traducir todo aquel test vademecuménico. Gracias a Dios, o a Buda o a quien fuere, todo quedó en un susto y un par de bendajes, pero la buena señora no sufrió daños mayores y en compensación por el susto y estrés pasados, insistió en invitarnos a todos a comer, toda una Lady ciertamente.


Aquella noche ya recuperados del susto y de vuelta en el hotel, recibimos la invitación de una joven becaria francesa del Instituto Cervantes para ir a una fiesta en el centro de la ciudad. La fiesta era en el edificio Nike. Toda la planta baja había sido vaciada y dividida en salas distintas donde se tocaban ritmos trans, tecno y progresivo a cual peor, la verdad. Encima pido tres copas y la camarera, que me puso tres vasos de plástico con un chorritín de ginebra y medio litro de tónica, me dice muy maja "son 12.000 yenes, gracias" (unos 75 euros). La chica debió de verme el careto de impacto porque acto seguido me dijo "si quieres te pongo un poco más de ginebra", a lo que le dije "si eso, me vas poniendo un huevo más de ginebra, muchas arigatos". La noche fue de lo más surrealista en general, resulta que era el cumpleaños de un amigo japonés de la becaria, por cierto el japonés más guapo que he visto nunca, ciertamente, pero mis dos acompañantes y yo obviamente no conocíamos a nadie salvo a quien la joven nos iba presentando y con quien entablabas la típica conversación de "¿de dónde eres, qué haces aquí, hasta cuándo estás...?". El sitio era bastante asfixiante, estaba hasta la bandera de gente, y además no se podía fumar, por lo que decidimos salir a la puerta, donde había también cantidad de gente pero mucho más espacio. Ya bien entrada la noche, terminamos conociendo a un japonés rasta, Akira San, que encima iba puestísimo de lo que fuera hasta el infinito y más allá, y uno de los que venía conmigo no tuvo mejor idea que pedirle al rasta que le cantara la canción de Heidi (la de moshi mo chiisaina...), quien dijo que encantado pero sólo si yo le acompañaba, así que ahí me ves a las 4 de la mañana y medio pedo cantando canciones de anime japonés en pleno Tokio, tremendo de la death.


Otra noche el Cervantes nos invitó a cenar y si bien la cena estuvo exenta de anécodtas divertidas pues todo fue muy serio y protocolario, me resultó una velada de lo más interesante por poder conocer a los directores de este centro, su manera de funcionar y su forma de difundir nuestra cultura en un país tan distinto, aparte de algún que otro chismorreo bueno sobre algunos personajes, desde Saramago a Marujito, muy, muy interesante.


A los dos días, el más jefe de mis clientes se regresó a España y el otro se quedó conmigo tres días más. El señor quería disfrutar de un típico masaje japonés, así que pedí al hotel que nos buscaran un sitio bueno y de confianza y nos reservasen hora para ambos. Pedimos media hora de reflexología y una de masaje corporal. Pues bien, en la vida me han hecho más daño que aquel joven niponcillo cuando empezó a apretarme el pie, hasta el punto de que le tuve que decir "Mira ShinChan (porque era muy menudito él) o dejas de apretarme como si te estuvieses cargando a tu suegra o terminamos el masaje ya". Afortunadamente el joven entendió la situación y pude disfrutar del resto del masaje, hasta el punto de casi dormirme. El masaje japonés está más pensado para la presión sobre todos los músculos del cuerpo y su posterior destensión que para el relaje y disfrute del masajeado, contrariamente a Tailandia, por ejemplo, donde lo que se pretende es el relax y disfrute incluso con la opción de happy ending, que en Japón no es nada frecuente.


Ese sábado quedé a cenar con Migita San y Mori San, mis dos madres japonesas con las que viví cuando estudié allí, y se nos unieron los dos hijos de Mori San y la familia del mayor de ellos. Fue ciertamente emotivo y divertido a la vez. Y luego el más joven de mis hermanos japoneses, Yuji San, dos años mayor que yo, nos llevó a mi cliente y a mí de garitos por la ciudad y volvíamos al hotel a las 8 de la mañana del domingo casi del revés. Sólo nos dio tiempo a dormir un rato y prepararnos las maletas ya que a las 5 de la tarde venía a recogernos para emprender el larguísimo viaje de regreso a casa.
La buena noticia es que seguramente me vuelvo para la inaguración ahora en noviembre, mantendré los dedos cruzados jejeje.
Bss Mil,

ElPajarito

Saturday, 18 October 2008

Japan connection (Part I)

Aquel jueves había tenido una sensación rara todo el día, esos días en que no sabes si bueno o malo, pero va a pasar algo...así fue. Las agujas del reloj rondaban peligrosamente alrededor de las 10 de la noche de un jueves cuando mi recién estrenado y estupendo móvil de ultimísima generación empezó a sonar y vibrar a la vez.
-¿ElPajarito? Hola, soy yo, tengo que hablar contigo.

-Hola, muy buenas, pues usted dirá.

-Pues necesito mandarte a Japón este sábado para que nos ayudes con la inauguración del Instituto Cervantes de Tokio. Mañana a las 9 nos vemos y te doy más detalles.

-Alli estaré, buenas noches.

Y así empezó todo. Las manos empezaron a sudarme, los pelos se me pusieron de punta y mi mente se llenó de imágenes de mis otras vistas a este país a velocidad de vértigo. -ElPajarito, que nos vamos a Japón, en menos de 48 horas. Me dije, emocionado.

Esa noche me costó horrores conciliar el sueño y a la mañana siguiente me dirigí a mi cita para que me contasen los detalles de aquel proyecto. La verdad es que no me pudieron explicar demasiado, simplemente me dijeron que me iba a Japón para prestar mis servicios lingüísticos y conocimiento del país a dos políticos españoles que asistían a la inauguración del Instituto Cervantes en la capital nipona. Mi segundo cometido sería negociar unos acuerdos de colaboración con dos museos del país. Por supuesto y pese a que no iba a tener prácticamente tiempo para preparar el tema, dije que yes very well inmediatamente. Con los nervios fatal ante la inminente experiencia (más que nada por miedo a verme en según qué situaciones en las que no poder defenderme completamente con mi japonés) me fui a ver a mi queridísimo PM, quien desde hace más de 10 años se encarga espectacularmente de todos mis viajes, para que me diese la documentación.

Total que el sábado, divina y comodísimamente vestido para semejante periplo intercontinental, me planté en el aeropuerto de Valencia con mi maletón, el maletín de mi Vaio y mi inseparable messenger de Vuitton, para partir rumbo a Paguí, donde tenía por delante SEIS horazas de espera antes del enlace a Tokio. Por mucho dutty free y sala VIP que tengan los aeropuertos, después de la tercera hora de espera de lo único que tienes ganas es de fumar cual poseso y de empezar a cometer homicidios, por lo less, que diría mi idolatrada y desaparecida Divina. Después de 13 horas de vuelo y gran desilusión con la Business Class de Air France (como una Business de saldo, fa-tal), aterricé en el aeropuerto internacional de Narita en Tokio, bueno, a una hora y media de Tokyo, pero vale, aceptamos barco. Tras semejante panzada aérea desde luego que lo primero que hice nada más recoger mi maleta fue buscar un sitio donde poder fumar, of course. Acto seguido fui a ver cuándo pasaba el siguiente autobús para clientes del hotel en el que me hospedaba; ni de coña me iba a esperar otros 45 minutos a que pasase el dichoso bus, hasta ahí podíamos arriver, después de veintitantas hours around the world cual Willy Fogg sXXI. Por un nada módico precio, unos 120 euros, conseguí que un taxista me llevase a mi hotel, el Hotel Okura, uno de los mejores de la ciudad (cual sería mi sorpresa al averiguar que aparte de ser de los mejores, era el más grande, my God!). Al llegar al hotel el taxi me dejó en lo que yo aún no sabía que era el edificio principal, distinto del ala sur reservada a habitaciones superiores y ejecutivas que era de hecho donde yo me hospedaba, a un incómodo paseo de unos cinco minutos por dentro del hotel a través de interminables pasillos, escaleras mecánicas y ascensores, un horror como para haberse hecho el harakiri en la misma recepción del main building. Encima, semejante caminata tenías que intercalarla con una serie de reverencias (chepazos, como yo los llamo) con todo bicho viviente que te cruzases on the way.

(Recepción ala sur Hotel Okura)

Entre el viaje, el trayecto al hotel y el paseorro interno con chepazos estaba absolutamente molido, así que cené en uno de los restaurantes del hotel y me fui a la cama.
Al día siguiente, puesto que mis clientes no llegaban hasta un día después, me fui a Akihabara, la ciudad electrónica, donde me autoregalé una cámara megadigital con todos los píxeles y las pulgadas del planeta, aparte de un montón de funciones que no tengo ni la más remota idea de para qué son ni cómo se usan, pero es ideal. También me compré un traductor automático sensacional de inglés, español, japonés, italiano y alemán, todos combinados, además de agenda personal y bloc de notas con doble pantalla, una verdadera pasada tecnológica que aún hoy me tiene en las nubes. Después de pasar casi todo el día por allí, regresé al hotel, me di una ducha y me fui a cenar por Shinjuku, una de las zonas de marcha de la ciudad, donde luego estuve tomando un par de copas y encontré un plan fantástico con quien pasar el resto de la noche. Igual que mi querida María, yo también tengo momentos intrépidos y aventureros y, mira por dónde, me salió bien jeje.

A la mañana siguiente debía ir al aeropuerto a recoger a mis nuevos superverybestfriends. Hice acopio de toda la crema hidratante, antibolsas y antiojeras Clinique que tenía conmigo para intentar, con bastante éxito todo sea dicho, disimular el jet-lag, un cansancio bastante acuciante y una pequeña resaca, que no fue fácil pero uno que es muy profesional se apañó very well. Allí estaba yo de nuevo en Narita, esta vez acompañado de un chófer oficial, esperando a los señores que ya hacía rato que habían aterrizado cuando, para mi gran alucine, me veo aparecer por la puerta de salida de pasajeros a Paco Lobato, el corresponsal deportivo de Tele5. Más alucinó él cuando, al pasar por mi lado, le hice el protocolario chepazo nipón a la vez que le decía "Irasshaimaze, Sr. Lobato, bienvenido a Tokio". Se me quedó mirando como quien ve a su abuela con un porro en la mano y me dijo "Ah, hola, ¿eres de la organización, has venido a por nosotros?", a lo que yo le contesté "No, no, estoy aquí para recoger a unos delegados de cultura". Muy amablemente se despidió y se marchó con su séquito de seis o siete personas y hasta ahí llegó mi momento Tele5 nipón. Total que media hora después cuando Lobato y su entourage ya estarían casi llegando al circuito Sumitomo, aparecieron los míos. Al más jefe de los dos le habían perdido la maleta, por eso tardaban tanto. De ahí pasamos fugazmente por el hotel y directos fuimos al Instituto Cervantes a lo que yo pensaba sería la reunión previa a la inauguración. Para mi sorpresa, la inauguración no será hasta el 11 de noviembre, esto era sólo un viaje de prospección y de preparativos, ya que para el gran día se esperaba también la asistencia de nuestros reyes, Juanca y Sofi, así como la de Naruhito (Marujito para los amigos) y su depresiva esposa Masako. Resulta que al príncipe heredero le gusta llevar dos dedos y medio de maquillaje y brillo de labios en actos públicos (si es por coquetería propia o problemas cutáneos lo ignoro, por eso lo de Marujito en los círculos políticoculturales ibéricos del país). Por cierto que era una de las preocupaciones de mis clientes, el hecho de que viniesen a inaugurar los reyes españoles pero por parte de la Casa del Crisantemo sólo los príncipes herederos y no los emperadores. Después de una llamadita a palacio nos explicaron muy amablemente que no nos preocupásemos de nada, que los emperadores acuden a contadísimos actos públicos, casi exclusivamente a la apertura del Parlamento y a las celebraciones del cumpleaños del emperador y ya. Entre Zarzuela y la casa Imperial ya habían dispuesto que al día siguiente de la inauguración nuestros reyes disfrutarían de un día de visita privada a los emperadores, así que asunto resuelto y si alguien en España preguntaba ya sabíamos lo que había que contestar, que a la inauguración iba Marujito...y punto en boca. Luego nos enseñaron todo el edificio y estuvimos trabajando en la distribución de la zona adonde se mostraría una exposición de jóvenes artistas españoles
Continuará....

Friday, 3 October 2008

A Japón

¡¡¡Hola a tod@s!!!

Salgo mañana para Japón por motivos laborales. Estaré fuera unos 10 ó 12 días. Si puedo conectarme desde el hotel lo haré, si no ya seguiré actualizando a mi regreso.
Sed buenos y no me seáis infieles jejeje
Bss Mil,

ElPajarito

Tuesday, 30 September 2008

TelebaZura... ¿o no?

En esta vida que nos ha tocado vivir, ahora con crísises, bancarrotas y recesiones varias bombardeando casi por completo la actualidad diaria y casi convirtiéndose en el pan nuestro de cada day y, ya de paso, amargándonos la existencia, quién no intenta evadirse y sublimar frustraciones de la mejor manera que puede. Una de las mejores formas de evasión que tenemos, amén de la lectura e Internet de todos los Santos, es la caja tonta, la tele.

Hasta ahora, cuando he venido de visita la tele prácticamente no la veía y debo decir que desde que he vuelto al suelo patrio, estoy bastante desilusionado con el panorama televisivo que me he encontrado. En London no es que la viese demasiado, pero sí tenía mi par de series y programillas de cabecera que me gustaba seguir, sobre todo los documentales de Channel 4 que son buenísimos e interesantísimos, e incluso el infumable Gran Hermano que, sin ser santo de mi devoción para rien, en su versión British resultaba de lo más entretenido por la singularidad de los personajes que metían en la casa, que eran realmente peculiares, como aquel joven con síndrome de Tourette (movimientos espásmicos voluntarios o involuntarios normalmente acompañados de expresiones verbales por lo general obscenas) que se pasaba el día diciendo “wankers, wankers” (algo así como “mamones, mamones”), o la histérica Nicky Grahame con sus ataques de ansiedad. Por lo menos eran divertidos, bastante al contrario que los pelagatos que concursan aquí, que parece que concursen por ver quién provoca más vergüenza ajena. Sólo pondré el ejemplo de un joven con unos rizos a lo Bella Easo, que lo primero que dice en su presentación es "mi novia no quiere que concurse para que no digan que soy homosexual", para acto seguido salir en medio del campo saltando cual flor de mayo diciendo "me voy a la capital a liberarme" y luego sale enseñándonos sus productos capilares varios como si fuera una azafata cutre de Avon, o sea, ¿qué pretendes jovenzuelo?
Cambiando de programa, podemos elegir ver el recién estrenado Mira Quién Baila, que es como para ir haciéndote el haraquiri despacito mientras te inmolas a lo yihad islámica. Sorry pero ver a Terelu seudocontonear los michelines que se ha “puesto encima durante el veranito” embutida en un envoltorio de chupa-chups de Kojak, o a Anita la fantástica engrandecerse ella solita por el hecho de malmover esos dos palos arqueados que tiene por piernas, pues qué queréis que os diga, como que no way. Eso sí, debo decir que César Cadaval me parece muy gracioso y Vicky MB por lo menos le echa salero.
El programa Gente ahora por enésima vez ha cambiado su formato y lo mismo te informan sobre las recientes inundaciones en el país, mezclándotelo con los últimos avatares de la vida de la Duquesa más grande o con la última víctima de la violencia de género, ciertamente un formato nada sui generis, en fin.

Y si nos ponemos a hablar de las teleseries, esos capítulos semanales que nos echan ahora ya cada vez más entrada la noche, el panorama no es mucho más halagüeño.
La insufrible Cuéntame cómo pasó de la Primera, sigue después de tropecientos años en antena. Nunca he seguido esta serie pero bueno, me parece bien que los nostálgicos de los viejos tiempos la vean.
Siguiendo en la cadena pública tenemos Herederos, que por lo visto está en su segunda temporada y yo no conocía, por lo que tengo algunas dudas existenciales para poder seguirla comme il faut. Por si hay algún/a despistad@ que no sabe de que va, es la típica familia con muchísimo dinero y una de problemas sólo comparable con los ceros de sus cuentas bancarias. La verdad, las historias que se van entrelazando son bastante previsibles; la hija drogadicta, el yerno malo, el hijo malcriado y de vuelta de todo que encima les sale medio gay, la hija perfecta a la que de repente sobreviene una grave enfermedad…todo bastante visto pero por lo menos entretenido y Concha Velasco creo que hace un papel estupendo, desde luego mucho mejor que el del anuncio de productos anti pérdida para señoras de edad.
En las cadenas privadas tenemos, por ejemplo, Física o Química, un remake de Compañeros a lo siglo XXI, con estudiantes de la generación Pokemon y profesores mucho más jóvenes y con las hormonas mucho más aceleradas que las de los predecesores. Las tramas se repiten bastante y son también predecibles. Nuria González me gustaba muchísimo más en su papel de antaño como Ramón el travesti con Pepe Navarro y su Mississippi que aquí, aunque no lo hace mal del todo.
Y podría seguir nombrando otras series, como 700 Euros, el repetitivo y cada vez más enrevesado Hospital Central o el eterno Comisario, pero la verdad es que no las sigo así que me reservo de momento la opinión, pero me encantará que me deis la vuestra sobre las series y programas que más y menos os gustan. Yo de momento me quedo abonado a Fox, que me ponen Shark y Dr House que, aunque vayan algo más atrasados que en London, me molan bastante more.
Bss Mil

ElPajarito

Thursday, 18 September 2008

De porteras, bombines y paletadas

Por fin después de casi un mes ya me he decidido a que no pase un día más sin actualizar el blog y debo agradecérselo en gran medida a un montón de gente que me ha ido diciendo que ya tocaba hacerlo.

Desde que llegué a Spain hace tres semanas no he parado, literalmente. Debo decir que una de las cosas que me encantaban de estar en Londres era que, salvo alguna casualidad contada, que esporádicamente la había, podías salir a la calle con la tranquilidad de que no te ibas a encontrar con absolutamente nadie que conocieses y nadie te preguntaba por tu vida. Ahora ya no es el caso y, de hecho, ya se ha enterado media ciudad de que estoy aquí, con lo que ahora tengo montones de llamadas perdidas (porque no las he contestado, claro) y de mensajes para quedar. He estado mirando y si atendiese a todo el mundo me podría pasar el próximo mes entero sólo socializando, para lo cual ya me gustaría pero no tengo ni el tiempo, ni las ganas, de momento, ni ya puestos, el dineral que haría falta.

El otro día en unos de sobra conocidos grandes almacenes iba yo con mi señora mother y me encontré a ocho personas conocidas, que se dice pronto, y la verdad es que me va a costar un poco acostumbrarme a esto, pero bueno. Odio a las porteras y mi ciudad está llena de ellas, en fin.

Todo esto aparte, yo pensaba que las tendencias de las nuevas pasarelas que han ido llegando me iban a alegrar pensando en cómo restructurar mi fondo de armoire de cara a la primavera, pero ché, nada de nada. Ni New York, ni París ni mucho menos la CMFW, ¡qué desilusión! Eso sí, tema de conversación con mis malísimas amigas sí que me van a dar sí, menudos bodrios sobre todo en la pasarela patria. Mi adorada Divina ha dado buena cuenta de ello en su blog, aunque me apena enormemente discrepar con ella en alguna de sus opiniones, como en lo que respecta a David Delfín y su troupe, que a ella le encantan y a mí me parecen una panda de sobrados seudointelectuales que se creen por encima del resto y que sorry pero a mi concepto de moda aportan bien poquito. La doble A, o sea, Amaya Arzuaga, pues qué queréis que os diga, me cae mejor que Delfín pero creo que a la moda aporta también poquito, esos trajes con flecos de vinilo neonizado no los veo nada prácticos. Encima todo el rollo del cambio de denominación del certamen, rollo garruleision garruleision paletada pa flipar, la sosez de las propuestas, el horror de los patrocinadores, cerveza everywhere, y la imagen de Caritina haciendo sushi a destajo, es que me pone los pelos de punta.

Y encima mis queridos internacionales como Jean Paul Gaultier o D&G se propusieron que para este otoño/invierno iban a hacer moda sólo para chicos con tipazo, de metro ochenta y pico y torsos de gimnasio, con lo cual si eres bajito y de constitución normal, como te pongas esos pantalones abombados hasta la rodilla, esos tirantes y esos bombines, pues lo máximo que vas a conseguir es parecer una réplica carísima y pijísima de Cantinflas, súper hard. Para muestra, un botón:



Aquí un modelito para este otoño invierno by JPG. Muy British y muy atrevido y divertido, pero o tienes un cuerpazo de delito o ni se te ocurra siquiera planteártelo porque vas a hacer el ridículo.



Necesito urgentemente el abrigo de la izquierda, me parece sencillamente ES-PECTACULAR, by D&G of ocurse. Al pardillo de la derecha no quería ponerlo pero el photomanager éste se ha empeñao en que sí ;-p


Me pondría cualquiera de estos tres conjuntitos de mis queridos Dome y Stef de lo más a gusto, si tuviera el cuerpo de los nenes, of course, aunque no descarto del todo el de la izquierda y el de la derecha, la bufanda me parece espectacular, I need it à la voix de déjà. El del centro es too much macarren made in Bulgarian gym.

De momento lo dejo aquí, pero en cuento tenga más tiempo seguiré actualizando y estaré encantado de que me comentéis vuestras propuestas preferidas men/women.
Bss Mil,

ElPajarito

Tuesday, 19 August 2008

Bye, Bye, Bye London. Bye, Bye don't cry

La vida es un cambio constante, una evolución, todos cambiamos y evolucionamos, aunque unos obviamente más que otros, claro está que hay gente contemporánea que en lo que a evolución se refiere pues está todavía en la época en que tocábamos el suelo con las uñas de las manos al andar, pero ya me estoy yendo por las ramas y sólo acabo de empezar.
Hay muchas razones que han ido contribuyendo a que después de casi cuatro años haya tomado la decisión de dejar Londres y volver a casa, a La Terreta, a ese Levante español que me vio nacer y que tantísimas veces me ha visto entrar y salir a lo largo de mi vida. Vuelvo a esas montañas de mi Bétera querida y a ese Mediterráneo de azul intenso que tantísimo añoro cuando estoy lejos.
Creo que mi ciclo aquí ha terminado y es hora de empezar otro, que no tengo ni la más pajolera idea de lo que me va a deparar, pero creo que es lo correcto y apropiado en este momento. Como decía, hay muchas razones que en los últimos tiempos han ido apelotonándose y haciendo que, sobre todo, no esté ya a gusto aquí, razones que no vienen al caso, así que es mejor marcharse ahora y dejar la ciudad con añoranza, que no procrastinarlo más y acabar yéndote con un asco entre ceja y ceja para morirse. Y no, hay muchas cosas que Londres me inspira, pero asco no y no quiero que me lo inspire nunca.
Muchos dicen que es una ciudad de paso y obviamente para mucha gente lo es, pero para mí ha sido mucho más que eso, tanto vivido y tanta gente ESPECTACULAR conocida. Yo pensaba que Londres, o el Reino Unido, iba a ser mi trampolín profesional hacia mi adorada Nueva York. No ha sido así y ahora veo que está más cerca desde España que desde aquí, así que no pienso ver esto como un retroceso en absoluto, sino como una vía alternativa que inicialmente no estaba en el plan de viaje.
Por supuesto, me voy con mucho pesar en el cuerpo, no con pena pero sí con mucho pesar, pues he vivido cosas y momentos aquí que jamás en mi vida hube imaginado; mi llegada inicial a la fría Leeds, aquellos meses de trabajo espectacularmente frenético y sin sentido en un pueblo perdido de Kent, que debo decir que sin mi Martuxi, mi Sal, mi Maribel y su marido Dani no sé cómo habría superado, aquel año y pico en Canterbury con Sal en nuestra casita de cuento y luego la llegada apoteósica a Londres...............inenarrable.
Pero bueno, esta etapa ya ha llegado a su fin y ahora empieza otra, en España, con las comidas de mi señora mother y cerca de un montón de amigos a los que hasta ahora veía de uvas a peras, que encima los jodíos están encantadísimos de que me vuelva, los muy egoístas jajaja.
Hace escasa media hora me han llegado las cajas de para la mudanza y la verdad es que no sé ni por dónde empezar, aparte del puño que tengo en el estómago por todo el rollo este y por todo lo que me falta por aclarar antes de irme; avisar al ayuntamiento, a los de la luz, la tele, el gas......un horror vamos, en fin.
Bueno, ya dicho lo anterior pido disculpas por no haber sido capaz de formular este post de manera más alegre, divertida y como suelo hacerlo, pero estoy seguro de que entendéis que ahora mismo no tengo el chichi para muchos farolillos.
Me retiro a ver por dónde empiezo con tanta caja y tanto trasto.
Bss Mil,

ElPajarito

Wednesday, 13 August 2008

日本語 (NiHonGo) -Va por ti, Pinkocha-

Es por todos sabido que Japón (日本/NiHon) es el país del sol naciente, que está a tomar por saco a mano derecha, exactamente a unas 15 horas reales de vuelo más escalas, que si encima te toca hacer en un sórdido aeropuerto moscovita a 14 bajo cero en febrero con un guardia goriloide perestroico mirándote todo el rato armado con el fusil más grande y rudimentario que has visto nunca, se te puede hacer el viaje más largo de tu vida entera, como fue mi caso en una de las ocasiones en que viajé a este país. También sabemos que los japos son muy afables y graciosos, con los ojos achinaos y una querencia por las fotos que roza la esquizofrenia enfermiza. Pero no es de Japón de lo que quiero hablar, ni de los japoneses, esto bien merecería otro u otros posts, sino de su idioma, del japonés, el nihongo (日本語), tan subestimado y malinterpretado por tanta gente desalmada que se hace llamar "traductor". Ya lo dijo un italiano hace siglos, ¡traduttore, traditore! Para empezar, la asunción más aplastantemente incorrecta que oigo con muchísima más frecuencia de la que desearía, es que es igual que el chino, nada más lejos de la realidad. El hecho de que uno de los tres alfabetos del japonés coincida con el alfabeto chino, no significa que sean idiomas iguales, como el hecho de que nosotros escribamos el español y alemán con el mismo alfabeto, a excepción de alguna letra loca que no coincide, no quiere decir que sean el mismo idioma, me seguís, ¿no? Pues con el chino y el japonés pasa exactamente lo mismo. Cierto es, no obstante, que ambos utilizan kanjis, la palabra japonesa que designa a los ideogramas chinos, y precisamente porque son ideogramas, al leerlos pueden más fácilmente dar una idea de a qué nos estamos refiriendo, pero ni mucho menos este truco funciona siempre y menos todavía para los chinos cuando leen japonés, ya que como decía, el japonés tiene otros dos alfabetos totalmente ajenos al chino e intercalan los tres, con lo que a un chino, en general el japonés le sonará tan a chino como a cualquier otro hijo de vecino, valgan la redundancia y el pareado. Además, en palabras compuestas, con más de un kanji, aún aludiendo a la misma cosa no necesariamente se utilizarían los mismos caracteres en un idioma y en otro.

Y sí, los japos, a lo que adoro, son tan retorcidos que tenían que hacer la puñeta hasta con el idioma y al copiarles el sistema de escritura a los chinos, el Kanji que mencionaba anteriormente, debieron de pensar "vamos a retorcerlo un poquito más para que dentro de unos cuantos siglos, los extranjeros que quieran aprender se caguen no sólo en la madre de Confuncio sino en la de todos los shogunes de nuestro imperio también". Yo personalmente he tenido este pensamiento infinidad de veces en mis largas horas intentando memorizar orden de trazos, distintas pronunciaciones y demás simparidades del idioma. Total, que le añadieron otros dos sistemas de escritura, el Katakana y el Hiragana, los Kanas para los amigos. Cada uno de estos sistemas está compuesto exactamente de 66 caracteres con exactamente la misma pronunciación, todos silábicos, excepto la letra "n" que va sola, éstos son fáciles. Estas sílabas se pronuncian exactamente igual que el sonido que representan, osea, que si lees el sonido "wa" lo pronuncias "wa" y punto.

El Hiragana (ひらがな/hi-ra-ga-na) se utiliza para deletrear kanjis y para terminar palabras o conjugaciones verbales. Por ejemplo el verbo "hablar" es "hanasu", pues la partícula "hana" se escribe en kanji y el "su" que es lo que indica forma verbal se escribiría con el hiragana para "su". Jodido eh, pues esto no ha hecho más que empezar. Los trazos de hiragana son más artísticos y gráciles que los del katakana.

El Katakana (カタカナ/ka-ta-ka-na) se utiliza para escribir palabras importadas al japonés de otros idiomas, por ejemplo la palabra televisión "terebi" se escribiría en katakana (テレビ/te-re-bi). A menudo se utiliza el katakana para escribir palabras normales japonesas con el fin de dar más énfasis, o en el lenguaje publicitario para llamar la atención. Si os fijás, los trazos del katakana son más rudimentarios que los de hiragana. Los nombres propios no japoneses se escriben en katakana y no en kanji, como a la gente le gusta tatuárselos, lo cual resulta de lo más absurdo cuando lees, por ejemplo "Antonio" con kanjis que significan flor, peligro y camioneta, por decir algo, y te quedas en plan ¿perdón?

Y finalmente llegamos al Kanji, el sistema de escritura prestado del chino. Exiten aproximadamente unos 20.000, pero tranquilos, que no hace falta sabérselos todos y ni los propios japoneses los saben todos, pero hay que joderse. Para entender un periódico te puedes apañar con unos 2.000. Cada símbolo puede representar una o más sílabas dentro de una palabra, pero fuera de simplemente deletrear una palabra como los kanas, estos símbolos contienen significado por sí mismos. Incluso si dos palabras se deletrearían igual en hiragana porque, por ejemplo, tienen la misma pronunciación, si el significado es distinto tendrán kanjis distintos, aunque se pronuncien exactamente igual.

Para entender bien kanji hay que entender también los conceptos de "onyomi" (lectura tradicional china que el japonés también adoptó) y "kunyomi" (lectura japonesa más moderna de los kanjis). Si el día en que el profesor te enseña esto en clase no sales corriendo despavorido cual kamikaze violado y no mandas el nihongo al santo carajo, aprenderás japonés. La lectura onyomi normalmente se usa cuando el kanji va solo, sin formar parte de una palabra más larga. El kunyomi se aplica cuando el kanji va acompañado. Por ejemplo:

留 Este kanji tan mono, que acabo de escoger al azar, si lo veis así solito se pronunciaría "ryu" o "ru" (onyomi), pero si va con otro kanji o con kanas (kunyomi), se pronunciaría "to", "todo", "ruburu" o "tome", y significa parar, detener, poner fin a un proceso, raramente se podría usar también como "acelerar", pero acelerar para hacer llegar a un fin. Ahí te la piquen todos los pollos del KFC juntos para ir eligiendo qué lectura le das. Según lo que precede o antecede al kanji, normalmente sabes qué lectura darle.

A todo esto, existe un orden a seguir tanto para escribir kanas como kanji, pero no voy a entrar ahí. Espero no haberos espantado demasiado con la pequeña introducción. No voy a entrar en otros aspectos y peculiaridades del idioma, porque no quiero que terminéis haciendoos el haraquiri en masa a cámara lenta, sólo añadiré que para contar cosas, a saber, un vaso, dos perros, tres libros, tienen 12 maneras distintas de numerales, incroiyable. Por lo menos espero que os haya parecido interesante y que ahora tengáis una idea más amplia de lo que es el idioma japonés. Desafortunadamente hay un montón de ideas preconcebidas muy erróneas sobre este idioma, como expliqué ayer en el blog de mi idolatrada Yael, como el famoso concepto del papel de arroz, que algún inepto traditore decidió denominar así, pero nada más lejos de la realidad, pues este papel sale de una planta totalmente distinta llamada washi.

Y ya por último, sólo quiero decir que este post se lo dedico a mi querida Pinkocha, que como otra mucha gente, ha sido engañada con conceptos erróneos sacados de malas traducciones. Por cierto darling, me muero de ganas de probar esa lasagna de espinacas tan fantástica que me han dicho que haces, así que en mi próxima escapada gallega espero poder degustarla.

Bss Mil,

ElPajarito

Monday, 11 August 2008

Las buenas formas no cuestan nada...un poquito de por favor


Aquí en mi país de residencia, Reino Unido para quien no lo sepa, paradójicamente pueden ser de lo más grosero del planeta, como ejemplo mi vecina de la que si luego tengo tiempo y ganas ya comentaré, a la vez que tienen fama de ser de lo más formales y caballerosos. A mí personalmente el concepto de la "educación y caballerosidad" británicas me parecen una falsa máscara en la que envuelven un cinismo estrepitoso, pero bueno, eso es harina de otro costal y no es sobre lo que quiero reflexionar. Aparte es curioso que precisamente aquí en el Reino Unido tengan un dicho que reza "las buenas formas no cuestan nada". En esto sí que estoy de acuerdo.


Por supuesto, todo el que tiene, por ejemplo, un blog, sabe que se expone a críticas y que desde luego no puede agradar a todo el mundo, perfectamente de acuerdo. Pero esas críticas, ciertamente, hay maneras y maneras de expresarlas y elegir una forma u otra cambia totalmente la percepción que damos al exterior, además de que puede herir o no, diciendo lo mismo, a quien recibe la crítica. Teniendo esto en cuenta, lo que ya me parece el colmo de la desfachatez es ver que en blogs como los de mi adorada La Divina, hay gente que se atreve a ir directamente allí, a su casa, a ofenderla por, por ejemplo, su manera de expresarse. A ver, no tengo que justificar a nadie, pero cada uno en su casa hace lo que le sale de las mismísimas narices, por no aludir a otra parte de la anatomía, faltaría plus, o sea. Siempre y cuando no hagamos mal a otros, cada uno puede decir y hacer lo que quiera, de la manera que quiera e intercalando los giros lexicoestilísticogramaticales que estime oportunos.

Obviamente, una persona de la magnitud mediática de Divi, tendrá detractores por necesidad, pero creo que ello no está reñido con el empleo de las buenas formas y educación. Además, es muy fácil, a quien no le guste como escribe, que no la lea, ¡for Dior! Menos aún, que no vayan a su blog de mala manera a decir sandeces del calibre de las que allí se pueden leer, me parece muy heavy.

Y dicho esto, os voy a contar mi relación con mi vecina la que mencionaba al principio. El mismísimo día en que me mudé a mi pisito, por fin un pisito monísimo e ideal para mí solo, llamaron a mi puerta y al abrir me encontré a una señora con la cara desencajada y vociferando diciendo que estaba harta del ruido que estaba haciendo en mi casa. A ver, aquel día por la mañana hubo un equipo de mudanzas trasladando mis enseres al nuevo apartamento, que evidentemente algo de ruido iban a hacer, ya que transportaban cajas, maletas y algún que otro mueble. Habría pedido encantado a Harry Potter que me ayudase pero aquel día estaba ocupado, no te jode. Luego, al ir sacando las cosas de las cajas y colocando, es normal que algún ruido se haga, haya algún tropezón y demás, ya que conté con la ayuda inestimable de mi adorada cuñada que se vino especialmente para ayudarme, pero pese a que es fantástica y maravillosa, no es Mary Poppins y no sabe hacer que las cosas se pongan solas, en un plis y sin ruidos. Tiempo después para mi mayor sorpresa, se me presentaron unos señores del ayuntamiento en casa a preguntarme cómo abría y cerraba yo la puerta de casa, porque había habido quejas de los vecinos sobre el tremendo ruido que hacía, como si yo no tuviera mejores quehaceres que ir dando portazos en mi propia casa, tremendo, estupefacto me quedé. Pues por las quejas de esa zorra amargada, el propio ayuntamiento me comunicó que iban a cambiarme la puerta, la de entrada y la del balcón que tengo en el salón, por otras con mayor protección y que harían menos ruido, por supuesto todo a cuenta del ayuntamiento (me parece espectacular en qué se gastan aquí parte del dinero de los cntribuyentes, entre los que me incluyo, so hard). Pues bien, hará una semana vinieron a cambiar las puertas dichosas y la señora tuvo las santas narices de reprender a los operarios por el ruido que estaban haciendo, eso el primer día. El segundo día les echó el puro porque hacía aire y al cambiar la puerta del balcón le iban a ir los restos de serrín y madera a su balcón. ¡Zorra del demonio, si todo aquel desacato fue por tus quejas! Colmo de la desfachatez, al día siguiente me encontré una bolsa de plástico atada al pomo de mi nueva puerta que contenía lo que, a mi entender, eran los restos después de haber barrido su balcón, que era un poco de serrín y trocitos de madera, nada, pero muy fuerte lo que hay que aguantar.

Y ya la última, este viernes pasado, vino un amigo a casa a cenar y a ver unos dvds, estuvimos simplemente hablando, sin música ni tele ni nada, los dvds los vimos luego en mi ordenador en mi cuarto, cuando empezaron a aporrear la pared de mi salón, del otro lado, a modo de queja. Luego salimos al balcón a fumar un cigarro tranquilos, estábamos comentando tranquilamente sobre el sueco y sus injerencias germánicas, y la señora salió berreando cual posesa desatada alegando que no podía dormir y que estábamos armando un escándalo tremendo. Yo me limité a decirle que no volviera a usar ese tono conmigo, please, me di la vuelta y entré de nuevo cerrando la puerta del balcón y dejándola con la palabra en la boca. Imaginaos que la vieja me tiene más quemao que la pipa un indio, ni que decir tiene.

Después de todo este rollo macabeo, sólo decir que como decía al principio, las buenas formas no cuestan nada, se gana mucho más y ofende infinitamente menos, salvo cuando se interacciona con seres, por no decir animales, irracionales, of course.

Bss Mil,


ElPajrito

Wednesday, 6 August 2008

Musas puñeteras

¿Alguien ha oído alguna vez que las musas de la antigua Grecia se vayan de holidays? A ver, que me parece estupendo que en esta eternidad que les toca vivir, pues se den sus garbeos por el Olimpo, que retocen a sus anchas y que disfruten también, pero joder, que no nos dejen al resto de mortales así de colgados, ¡for Dior! Unas assistants suplentes para las musas a la voz de ya, please, como diría mi querida Divina. Tiene que ser horroroso pasarte siglos y siglos inspirando a la peña ya sea para escribir, crear en todas sus formas y demás, pero lo dicho, unas suplentes o algo, come on.

Al igual que a mi adorada Yael, me ha pasado que se me ha ido la inspiración, con mucha seguridad por motivos distintos y que tampoco vienen al caso, todos absolutamente todos tenemos nuestros más y menos en la life, pero es que no soy capaz de plasmar mis ideas en un escrito. Es como si las nueve musas anteriormente aludidas hubiesen dicho "jodeus todus, ahí us quedaus". Vale, esto ha sonado más a gallego profundo de las Rías Baixas que a griego antiguo, pero qué queréis, hice ciencias y encima estas pedorras van y deciden dejarme todo tirado cual trapus sucius, bastante es que le estoy echando unas ganas tremendas.

Dicho lo anterior y marcándome un requiebro al más puro estilo Manolete o mi adorado Enrique Ponce, pues ahora voy a hablar de holidays, de las que se están pegando Calíope, Clío, Erato y compañía, al igual que un montón de mortales más,como está mandado en esta época del año, pero no de las vacaciones per se, sino de mis sitios de vacacioneo preferidos.

Empiezo por el suelo patrio, Menorca. Esta isla menor según su propio nombre indica, es un estupendo refugio que permite no sólo disfrutar de unos paisajes espectaculares, sino que además posee unas calas envidiables en las que no te encuentra ni Christ y donde encima se come una caldereta de langosta para chuparse los dedos. Además, mirando al Monte Toro puedes ver una de las puestas de sol más espectaculares del planeta entero y encima su gente es agradable, simpática y calurosa con los visitantes. Con esto no quiero ponerla por encima ni por debajo del resto de sus hermanas Pitiusas, pero a mí Menorca me encanta.

Las Terrenas, Samaná, República Dominicana. Lo siento en el alma pero Punta Cana se puede ir al carajo. El pueblo de Las Terrenas, en la península de Samaná, es absolutamente espectacular. El pueblo en sí no tiene nada, de hecho está compuesto por cuatro calles chungas con dos colmados (ultramarinos) y una gasolinera que cuando al señor le apetece la abre y cuando no, pues ya puedes rezar porque haya chavalillos con garrafas vendiendo gasolina en la calle, o que el jeep te funcione con coco-locos, porque si no estás vendido, pero este pueblo tiene unas playas, unas calas y unos paisajes para fliparlo en colores. Además, si no quieres pegarte un viajecito en coche de cuatro horas desde Santo Domingo capital por unas carreteras con más socavones que la ruta del AVE español encima so pena de que te atraquen, violen y demás, hay que llegar en avioneta privada y os digo yo que el viaje merece la pena. Al ser un avioncillo de la Rusia de los años 40, que casi tienes la sensación de que se te va a abrir una compuerta a los pies para darle empuje al más puro estilo troncomóvil Picapiedra, pues no vuela por encima de las nubes, sino por debajo, y la vista de la selva dominicana durante el trayecto es de infarto. Además de esto, si en vez de a un hotel o complejo te vas a un chaletazo alquilado a pie de playa con servicio, pues ya para qué os voy a contar más; te tumbas en el jardinazo en una hamaca entre un par de plameras gigantes, le pides a Fredy el jardinero que se suba al árbol y te baje un coco que luego hábilmente transforma en coco-loco y realmente puedes sentir que estás en el cielo, o lo más cerca que se puede estar desde aquí. Si a todo esto le añades un petilla de maría caribeña, pues ya muérete y pide que te parta un rayo o algo.

Haapiti, Moorea, Polinesia Francesa. Infinitamente más tranquila que Papeete, la capital de las islas, Haapiti ofrece, aparte de un puro paraíso para los amantes del surf, unas impresiones ópticas que sólo el Pacífico puede dar. Los oriundos brindan una amabilidad casi sin parangón, encima con un francés tan pidginizado que es a penas comprensible para los no nativos, pero que se suma a ese toque de exotismo exacervado que posee la isla. Sus platos al más puro estilo criollo no hay que perdérselos, así como tampoco las fiestas luau muy parecidas a las hawaianas, en las que jóvenes Vaitiares, Caohinis o Tiaradis te colocan collares de petunias y azaleas salvajes en el cuello y te bailan danzas exóticas mientras fornidos y espectaculares Alikas, Kersens o Rangis exhiben sus músculos mientras tocan el tambor o danzan alrededor del pobre cerdo empalado que gira sobre las brasas cual pollo a l'ast. Para aquellos a los que atraiga la idea, un overwater puede ser el colofón a las vacaciones en este enclave, con el suelo de cristal y todo un mar debajo donde se puede ver infinidad de criaturas nadando a sus anchas. Yo personalmente si me veo, aunque sea a través de un cristal en el suelo, a un tiburoncillo, por decir algo, nadando debajo de mí, me cago en Santiago y echo a correr por patas, pero comprendo que haya gente que disfrute con este despliegue de naturaleza en estado puro. El Four Seasons ofrece este tipo de alojamiento además de un servicio espectacular con unos masajes que ríete tú de Tailandia y sus body-bodys.
Mykonos, Grecia. La isla blanca. He querido terminar haciendo un guiño a la tierra de las musas, esos zorrones que tan abandonado me tienen pero que parecen, al menos en esta lánguida noche, haberme hecho otro guiño a mí al haberme inspirado para escribir todo esto. Desde su pelícano Petrus, mascota e insignia de la isla, pasando por sus molinos o sus playas con nombre de santos griegos, hasta sus eternas noches llenas de música y gentío, esta isla es uno de esos sitios que nadie debe perderse. Pasando la mañana repantigado en Paraside Beach, se puede tomar el sol y además ver un desfile y despliegue de cuerpazos andróginos pasados por el gimnasio que no tienes muy claro si estás en Mykonos o en el rodaje de una peli X de Michael Lucas. Desafortunadamente para el público femenino, muy pocos de estos cuerpazos se girarán a mirar sus bikinis o sus pechos al aire, pero oye, y lo alegre que se puede quedar la vista. Tómate una buena ensalada griega acompañándola de chupitos de Metaxa (una guarrada de aspecto similar a la horchata valenciana pero que te pone de un ciego que lo flipas) y no querrás volver a tu casa. Además, con un poco de suerte te cruzas con la hermana de la abuela del "joroña meta joroña" y ya ni te cuento el alucine.

Hasta aquí ha llegado mi lista de destinos vacacionales al menos por hoy. Por supuesto he escogido destinos cálidos y veraniegos a cualquiera de los cuales, si tuviera tiempo y dinero, me escapaba ahora mismo, si bien es cierto que dependiendo de los gustos de cada cual la selección de lugares podría variar ampliamente, pero, la verdad, ¿quién se quiere ir en agosto a Nueva York o India, por mucho que me gusten, a cocerse cual langosta de caldereta menorquina?

Espero que os haya gustado mi selección, ¿con qué sitio os quedáis?

Bss Mil,

ElPajarito