Wednesday, 5 November 2008

Lesson Learnt (Lección Aprendida)

Hacia finales de julio de este año me hallaba yo de vacaciones por mi tierra y salí a cenar con una de mis hermanas (que por entonces estaba aún embarazada del solazo de ahijada preciosa que tengo) y cuatro primas mías divinas, fantásticas y estupendas. Después de mucho deliberar terminamos yendo al chino de mi pueblo, nada glamuroso, I know, pero el charm, belleza, estilo y buen rollo ya lo ponían las cinco damiselas que me acompañaban. La verdad es que yo soy mucho de que vale infinitamente más la compañía que el lugar en que estés, así que aunque no pudiésemos estar en el Fouquet’s de París… tant pis!
Entre mucho vino y risas, cenamos divinamente.

Después del chino fuimos a tomar una copa, que por supuesto vino seguida de una segunda, pero ya en otro sitio, en la zona de terrazas y chiringuitos de verano, donde mi adorada e idolatrada amiga L acaba de inaugurar su propio pub. Pues resulta que allí sentado con mi hermana y primas en una de las terrazas, vi precisamente a M, hermana de L, y cuando me voy a levantar a saludarla advierto que justo detrás de ella iba andando Victoria con unos amigos. Si me hubiese levantado me habrían visto las dos, lo pensé un momento y me senté.

A Victoria la conozco de toda la vida, al igual que a sus padres y hermano, que son todos súper buena gente. Hubo una temporada en que yo le daba clases de inglés (nacimos el mismo año) y estuvimos bastante unidos, luego ya cada uno siguió su camino e hicimos nuestras vidas. Un día hace ya años, me llamó para tomar un café y allí comentando me dio la invitación de boda, que al final por cosas de la life no llegó a producirse. Victoria siempre ha sido una muchacha risueña, alegre y muy amable con todo el mundo, aparte de guapa.

Desde hace ya mucho tiempo, cada vez que viviendo fuera volvía al pueblo, la gente me paraba en la calle, porque te paran y no intentes escaquearte, y sistemáticamente me hacía las mismas preguntas; ¿Cómo estás? ¿Qué tal la lluvia por Londres? ¿Qué tal el trabajo? La verdad, dos o tres veces está bien, hasta casi lo agradeces, pero cuando llevas treinta y tres veces soltando el mismo rollito monótono te sientes un poco disco rallado y te entran ganas de a) que te trague la tierra si alguien más te saluda o b) tener una grabadora a mano a la que poder darle al play. Aquella noche iba ya por la vez treinta y cuatro, por lo menos, por eso no me quise levantar. Aquella noche era la última vez que había visto a Victoria.

Victoria murió de un fallo cardiorrespiratorio el viernes pasado por la noche y la vi el lunes por la tarde. Esta vez sí la saludé, pero ella no me devolvió el saludo. Lesson learnt!

ElPajarito

17 comments:

Oly said...

Por Dios, que historia tan triste, a veces uno no es consciente de la repercusión que tienen sus actos hasta que pasa algo así.
Lo siento muchísimo.
Oly

ElPajarito said...

Zenkius Oly Darling. La verdad es que me he sentido como el culo todo el finde, pero c'est la vie y a base de palazos de estos aprendemos.
Bss Mil,

ElPajarito

Oly said...

No te sientas mal, tu no tienes culpa de nada, la vida es así y como tú dices de los errores aprendemos pero también hay que entender tu postura, tú no sabías lo que podía pasar.
Bss

Ely said...

Dios mío... uffffffff. Lo lamento

jose_airam said...

Vaya, que duro...ánimo.

Amparete said...

Hola Primo, lo siento muchísimo.
No te sientas mal, porque todos los que te conocen saben que tienes un corazónnnnn enoooorrrrme, que eres una buenísima persona y creo que si un día, por despiste... por no apetecer.... para no saludar a otros... porque no te sale de los eggs... porque estabas tan a gusto con tus primas que no tenías ojos para nadie más... porqué, porqué, porqué.... da igual el motivo, de vez en cuando hay que dejar pasar...

Un beset!

ElPajarito said...

Lo que me fastidia es que por pereza, hastío o lo que fuera en aquel momento no quise saludarla y ya no podré saludarla más, pero bueno, de verdad que no me volverá a suceder.
Ely, yo me enteré de esto el sábado, imagínate cómo me quedé máxime después de haber leído tu post de Yael (va a ser verdad eso de que eres un poco meiga eh ;-)
Prima querida, me miras con demasiado buenos ojos.
Thanks a tod@s por los ánimos.
Bss Mil,

ElPajarito

noa said...

Lo siento muchísimo, ánimo

ElPajarito said...

Thanks Noa Darling!! Puede parecer una tontería pero escribir estas cosas ayuda.
Bss Mil,

ElPajarito

Cruela said...

No me extraña que este post lo recordabas punto por punto...
Entiendo lo que explicas porque me pasa lo mismo cuando vuelvo a mis tierras belgas me da una pereza enoooorme repetir lo mismo y explicar que en Madrid el invierno es puñeteramente frío y que no hay playa de allí que estoy blanca como las navidades de antaño...
No te tortures con eso... ella seguro te lo habría perdonado...
Besos

noa said...

Tienes toda la razón, a veces es mejor decir las cosas en voz alta. Estas cosas son las que te hacen pensar lo rápido que pasa la vida.
Te mando un beso y un abrazo muy grandes

ElPajarito said...

Gracias chicas, se os quiere millón.
Sabes de lo que hablo, eh Cru, es que es mu duro.
Noa, una forma de desahogo como cualquier otra. Ay, quién fuera Nietzsche en momentos como éste para pasarse la culpa y la mala conciencia por el forring, en fin.
Bss Mil,

ElPajarito

pinkocha said...

Te leo sin comentar, ya lo sabes, pero hoy no puedo irme sin hacerlo. Lo siento en el alma, sobre todo porque, por lo poquísimo que sé de ti, te intuyo una persona súper sensible. Ante todo, gracias por tu solidaridad en el post de Ely al conocer mi pérdida, por mi parte te mando todo mi cariño en estos momentosbtan difíciles para ti. Besos enormes.

ElPajarito said...

Pinkocha Darling, megathanks por tan sentidas y reconfortantes palabras. Tus comentarios ya sabes que son más que welcome en mi blog siempre que quieras preciosa.
Bss Mil,

ElPajarito

olivia said...

lamento lo sucedido

ElPajarito said...

Thanks Olivia Darling.
Bss Mil,

ElPajarito

Anonymous said...

Amore, lo siento mucho, ya te lo dije en su dia, pero vamos acabo de leerte y me he quedado fa-tal.
Lesson learnt darling.