Wednesday, 1 July 2009

Tokyo Blues

Pues ya estamos de vuelta, aunque no de vuelta de vacaciones precisamente, pero sí ya de vuelta en tierra patria, por fin. Digo por fin sólo porque, si bien adoro Japón, como bien es sabido, este viaje ha sido particularmente duro. La exposición era difícil (a la par que preciosa), el montaje lo ha sido aún más y, sobre todo, las diferencias culturales con aquel país y los suyos, especialmente a la hora de trabajar. Desde luego que, entre otras cosas, para eso iba yo, para salvar todas esas diferencias, que las hemos salvado, pero es que ha habido que salvarlas todas, no ha quedado una por salir jejeje. Eso sí, una cosa con la que estoy encantado es que, gracias a mi extraño metabolismo, el estrés me adelgaza una barbarité, con lo que he vuelto hecho un pincelito, no con las chocolatinas ya hechas, ojalá, pero vaya, encantado jajajajaja. Además debo decir que la dieta japonesa contínua es de lo mejor que le puedes echar al body, sobre todo en plan detox radical, viene ideal, en serio.

La verdad es que este viaje, si bien largo, casi 15 días, ha sido mega didáctico a muchos niveles y debo decir que estoy encantado con todo lo aprendido, aunque en ocasiones el aprendizaje haya sido más duro de lo deseado. Con lo que me quedo principalmente (aparte de la tarjeta de miembro de Issey Miyake, de la que luego comento) es con que, con ganas, predisposición e ilusión, verdaderamente se puede superar casi cualquier obstáculo. Os pongo un ejemplo; había unos cristales enormes de unos 2x3m que llegaron con medida errónea a Japón y había que quitarles 8mms a cada uno, ocho milímetros, o sea, una porción mega small. La galería receptora, una vez superado el pavor inicial, se puso inmediatamente al habla con varias cristalerías especializadas para llevar a cabo las tareas de corte. Pues TODAS dijeron que no lo hacían, que no querían la responsabilidad de poder cargarse el cristal completo. Pues para que luego digan que Spain is different… y tanto que lo es. El fantástico equipo de montaje con el que viajaba, se puso a hacer sus cálculos, debatieron entre ellos y de repente me los vi, incluyendo al director de la empresa, guantes en mano, tomando las medidas para hacer el corte y quemando el borde del cristal para reblandecerlo. Luego, con una radial que me mandaron a comprar de una ferretería cercana, ayudados de una precisión digna de los más expertos artesanos y rezando con un optimismo jobiano, consiguieron cortar los cinco cristalazos, ante la mirada perpleja de los japoneses que no daban crédito a sus ojos, ya que para ellos aquella determinación es totalmente desconocida. Una vez se hubo cortado, lijado y colocado los cristales, los japoneses rompieron en un estruendo de aplausos que creo que se debió de oír hasta en España, sólo de recordarlo se me ponen aún los pelos de punta. De verdad que yo mismo me quedé alucinado, pues si se hubiese roto uno de los cristalitos, la catástrofe hubiera podido ser mayúscula… no fue así.

Otro de mis descubrimientos fue la tienda hiper mega exclusiva de Issey Miyake, de verdad que no daba crédito a mis ojos. El comisario de la exposición, que la conoció a través de una mega It friend española, fue quien me llevó la primera vez. Resulta que esa tienda vende exclusivamente la línea Pleats Please del diseñador nipón, pero lo que vende esa tienda es de venta exclusiva ahí, no se puede comprar en ningún otro establecimiento del mundo, absolutamente epatante. Eso sí, el día de la inauguración de la exposición, pude comprobar que muchas japonesas estupendorras conocen la tienda también y además siguen sus tendencias, las muy brujas iban con lo last de lo mega last. Lo primero que llamó mi atención de la tienda fueron los foulards, casi fenezco in situ e ipso facto del impacto visual, valga la reponderación de latinismos. Of course, de inmediato me quedé con uno corto en gris y uno largo en negro, absolutamente ES-PECTACULARES ambos. La pena, que el grande llevaba un agujero que no había visto y me tocó devolverlo; el horror, que no tenían más en stock y me quedé sin foulardazo grande estupendo. Eso sí, espero volver en agosto a la recogida de la muestra y poder entonces llevármelo. Lo siguiente que me dejó sin words fueron sus bolsos, unas maravillas del diseño, uno de ellos plegable estilo origami japonés, que podías convertir en bolso estupendo o bolsito mega cuqui divino… de death súbita. Luego había unos maxi bolsos playeros monocromáticos flouorescentes, hechos como si fuera en papel burbuja pero de bolas gigantes, muy difícil de explicar pero verdaderamente ideales.

(El bolso origami de Issey Miyake... para morirse)


Por supuesto, no pude resistirme a comprar un ejemplar de cada a mis adoradas sisters y, con eso y el foulard, las divinas dependientas me ofrecieron hacerme la tarjeta de cliente, que en realidad no sirve para mucho, pues para que te lleguen a hacer un descuento significativo has de dejarte un par de sueldos y tampoco voy a ir yo a su tienda tokiata tan a menudo a gastarme los yens, pero la gilipollez de tenerla es TAN genial, con mi nombre grabado en japonés y todo jajajajajajajajaja. Takayuki San (curador general de la galería y a quien dije que nombraría aquí), un fashionista estupendo con un gusto envidiable, me llevó a algunas tiendas absolutamente ideales adonde compré, entre otras cosas, unos zapatos y una camisa de verdad fantásticos; los pañuelitos de mano en algodón y seda salvaje, que también conseguí gracias a él, son igualmente como para morir por falta de oxígeno.

Y ya una vez pasados los estreses varios del montaje y demás vicisitudes, el sumum fue el día de la gran inauguración. Primero un pase privado de una hora de duración para Tadao Ando, el arquitecto japonés más importante desde hace ya un par de décadas, donde yo traducía las palabras del arquitecto que había hecho la exposición, viajado desde España para la ocasión con un equipo de 16 arquitectos, nothing less. La verdad es que fue curioso por el carácter introvertido y poco habitual de Ando San, pero nada más destacable. A ese mismo pase debía haber venido el presidente de Louis Vuitton Japan, pero el día de antes anuló su cita por un “compromiso ineludible de última hora”, una pena porque tenía muchísimas ganas de conocerle, imaginaos. No obstante, no sé si Dios o Buda o ambos together, pero tuvieron a bien el resarcirme de no conocer al presi Vuittoniano, mandándome a la inauguración a uno de los directivos de Publicidad y Marketing de Hermès, oui, además llevaba un maxi Birkin agarrado por el asa que era como de infarto súbito, en piel de avestruz y tono camel, lo mega more de lo more, ¡qué preciosidad! Intercambiamos tarjetas, ritual casi sagrado en Japón, y me dijo que si al recoger la exposición tenía tiempo, le llamase para tomar algo… os tendré informad@s porque, desde luego, si vuelvo le llamaré, lo sabe Buda, vaya jajajajajajajaja.
Luego vino la correspondiente rueda de prensa, en la que los corresponsales españoles, la verdad, dejaron bastante que desear en mi opinión, pero bueno, para media hora después pasar todos a uno de los salones del hotel que hay justo al lado de la galería, adonde tuvieron lugar unos discursos y un ágape con vino de honor. Encima no sé a santo de what, pero la intérprete en vez de hablar en alto para todo el mundo, lo hizo susurrando y sólo para la esposa del embajador español (una japonesa bastante extraña) y el agregado cultural, también de nuestra Embajada, con lo que me tocó, sin estar previsto, hacer de intérprete improvisado para la coordinadora del Gobierno Español que acompañó nuestra expedición… duro, pero bien. Algo que me llenó de alegría; en el vino de honor estaban mis dos “madres” japonesas, las dos señoras con las que viví en mis tiempos de estudiante en Tokio, mi Migita San y mi Mori San, que además me miraban con cara de orgullo maternal realmente sentido… muy grande.
Y ya de allí la galería nos llevó a cenar, al equipo de montaje, coordinadora, comisario y artista con su equipo, a un restaurante estupendo donde tuvieron lugar los agradecimientos y peloteríos varios de rigor, cabezazos por doquier (las típicas reverencias japonesas) y, todo sea dicho, ya muchas risas después de relajar los nervios previos a la inauguración.

Y así ha transcurrido mi viaje que, igual que Japón en sí, ha estado lleno de contrastes, de los que consiguen ponerlo todo en equilibrio y que la sensación final sea fantástica. Abajo os adjunto algunas fotos curiosas del viaje, pero antes quiero compartir con vosotros una gran frase que leí tiempo a, de Clarke (el de 2001: Una Odisea del Espacio), y que he recordado mucho durante el viaje: <<The only way to discover the limits of the possible is to go beyond them into the impossible>> (“La única forma de descubrir los límites de lo posible es traspasarlos en dirección a lo imposible”). Espero que os gusten las fotos. Hasta pronto.
(Sushi del Sushi Bar del Hotel Ritz Carlton, era TAN bonito que daba pena comérselo)

(Vista nocturna de Tokio desde mi habitación del piso 34)

(Grunges en Harajuku)

Bss Mil,

ElPajarito

27 comments:

pinkocha said...

¡Oh, Dios mío, ese sushi es una obra de arte! Me apasiona la cocina japonesa, qué envidia me das.
Y ahora a estrenar adquisiciones luciendo tipín, los hay con suerte. Me ha encantado tu crónica, te echábamos de menos.

ElPajarito said...

Pinkocha Darling, sí que lo era, sí, te los iban sirviendo de uno en uno y de verdad que casi daba pena comérselos.
Mega Thanks poir acudir a leerme tan rauda y veloz.
Yo también os he echado de menos millón.
Bss Mil,

ElPajarito

Oly said...

Por el amor de Dios, te voy a proponer algo:
NOS CAMBIAMOS LA VIDA durante unos días como hacen en esos programas de TV, porque estoy dispuesta a aprender japonés si hace falta, jaja...
Ufff... creo que necesito un cambio
Please, ayúdame que yo también quiero ese bolso
Bss

ElPajarito said...

Oly Darling!!! jajajajajajaja A mí eso de salir en un reality como que me da un poco de yuyu, pero en cuanto nos toque la lotería te llevo a esa tienda (y a otras tantas jeje) y ya verás qué alucine darling.
Que conste que servidor también está en busca de su cambio ;-)
Bss Mil,

ElPajarito

jopeana said...

Oh! Tadao Ando es uno se mis favos... en fín me alegro de tú regreso y de que nos cuentes con tanto detalle tus viajes.
BEsos

olivia said...

Que bien poder leerte de nuevo, se te echa de menos, pero quien fuera una de tus queridas hermanas a las que colmas de regalos de tus viajes, porque lo de cambiar unos días las vidas estaria genial, pero dudo que pudiese aprender o japones u otro tantos idiomas como tu.
Un beso.

Pau Martorell said...

Out of limits, my friend

ElPajarito said...

Olivia Darling, seguro que podrías aprender los idiomas que hiciese falta, el problema sería el tiempo y con unos días va a ser que no da. Gracias por la calurosa bienvenida. Yo también estoy encantado de estar de nuevo por aquí y, aunque sea poco a poco, poder seguir posteando y en contacto con tod@s vosotr@s.

Jope Darling, ciertamente Ando San es uno de los grandes, aunque pelín raro... ¿cosa de genios?

Pau, Pau, qué remalo eres!!!! Ya te voy a delimitar yo a ti los limits, ya jajaja.

Bss Mil,

ElPajarito

Ely said...

te odio, pero no pasa nada

Perla Negra said...

Grrrr.......envidia que me das!!!!

Intentas hacernos creeer que has currado mucho y tal y tal..... pero darling, yo sólo te imagino rodeado de foulares y Birkins por todas partes. Sigue el ejemplo de Ely y márcate un Winona Ryder porque........... YO QUIER0 ESE BOLSOOOOOOO!!!!!!!

Aún y todo te quiero.

Besísimos.

jose_airam said...

Te digo una cosa, como no dejes de publicar estos megapost tan envidiantes (o envidiadores, si es que existe)voy a crear una plataforma anti-elpajarito lo suficientemente grande como para hundir tu reputación aunque sea en japón. Te parece?

Ya estoy en madrid y mira que me ha costado venirme y despedirme de tu tierra. Como me puede gustar tanto valencia y su entorno? (al final ni bajé a la ciudad)Lo mismo es por ese tono bronceado que siempre me traigo cuando voy.

Lo dicho, gracias por tu interés!

Besos!

ElPajarito said...

Ely Dearest, yo a ti también... y sigue sin pasar nada ;-p
Bss Mil,

ElPajarito

ElPajarito said...

Perla Darling!!! jajajajajajaja Que conste que yo TAMBIÉN quiero un maxi Birkin, a ver jajaja. Y prometido, se curra y muy mucho, potra cosa es que, en ocasiones, haya también un poquito de tiempo para el asueto y explaye personal jeje. Pero como decía, pese a todo, estoy muy contento por el viaje y el resultado final.
Bss Mil,

ElPajarito
PD- Si me contratasen en Hermès, tendrás tu Birkin, descuida ;-)

ElPajarito said...

Don Chema de mi life, ¡cómo me alegran tus palabras! Espero que para la próxima vez que vuelvas no me encasqueten a ningún guiri y te pueda atender como mereces. mPrometido que haré lo impossible.
Por cierto, yo igual estoy varios días por Madrid hacia final de veranpo, descuida que te tendré up-to-date si fuese y ya organizaremos algo.
Bss Mil,

ElPajarito
PD- Eso de la plataforma anti moi, ni se te ocurra eh, a ver qué he hecho yo para merecer esto!!! ;-)

María said...

Mira, una cosa te voy a decir: si no me cayeses bien te odiaría muchísimo, pero muchísimo, megamuchodelcopón, vamos...

LLÉVAME CONTIGO!!!!

Prosapia said...

you are the worst pajarito!! pero como me pones los dientes tan largos!!!! lo que daria yo por perderme por tokio y porque me hicieran regalitos como a ti jjaajaja es una envidia sana, me alegro que lo disfrutes tanto ;)
besitos!!

ElPajarito said...

jajajaja María Darling, jooo tía, que no hay motivo para odiarme. Si me la pasara viajando y de fiesta con Fabi Beracasa, Ivankita Trump et all, todavía podría entender ese odio, pero no es el case para nothing eh ;-)
Bss Mil,

ElPajarito

ElPajarito said...

Prosapia Dearest, que conste que lo único que me regalaron en Japón fue un juego de palillos tallados y grabados a mano, muy monos, pero el resto es comprado por un servidor eh. Por lo demás, te digo lo mismo que a María. Si queréis a partir de ahora escribo sólo sobre lingüística, literatura y equivalencias traductológicas y ya no volvéis never again jajajajaja
Bss Mil,

ElPajarito

María said...

Ay, no, no, por el amor de Dior SIGUE ESCRIBIENDO SOBRE TU VIDA!!!

Yo necesito comprobar que hay otros mundos y están en este, amore. Es una necesidad visceral e imperiosa... yo quiero leer que viajas a Japón a montar exposiciones, que en Londres coincides con Kate Moss... necesito saber que eres real, cariño.

Si quieres escribir sobre semántica, me parece estupendo... pero no dejes tu estilo, please!!!

ElPajarito said...

jajajajaja María Dearest, pues semánticamente hablando puedo ser un rollero de susto jajaja, tranquila que no. No os vayáis a creer que mi vida es como la de Divi, por ejemplo eh, por eso comentaba antes que si me fuera de fiesta con Paris, Fabi o Corallie, pues aú, pero no es el caso. Que me mandan a Praga, Tokio, Paguí y demás por trabajo, sí, pero vaya, te aseguro que soy real como la life misma y prometo demostrártelo en cuanto me pueda escapar a vuestras tierras de meigas, que anda que no tengo ganas de hacer una sentada con todas vosotras en Naïf.
Bss Mil,

ElPajarito

María said...

Ay, Si!!!!!

Escápate y vente con Lamari y con Rub y quemamos la ciudad a mojitos y lasaña de espinacas!!! ole!!!

ElPajarito said...

Se intentará, no te quepa duda ;-)
Bss Mil,

ElPajarito

lamari said...

claro, fiesta bloggeril en coruña's connection... aunque allí no se puede comer como pajaritos... quizá la dieta se resienta.

ElPajarito said...

jajaja Lamari, pues sí, habrá que dejar la dieta aparcada para la escapada coruñesa pero, ante las perspectivas de tal periplo en semejante compañía, ¿a quién le importa? Ya pasaremos hambre al regreso, ¿no?
Bss Mil,

ElPajarito

jose_airam said...

Pajarito!!!dónde estás? te imagino en una isla superdesierta con un cocktail en una mano y una fuente de fruta tropical en la otra...

ElPajarito said...

Don Chema Darling jajajajajajaja, no estoy en ninguna isla súper desierta -aunque el mes que viene espero estarlo jeje- pero soy presa de una vorágine laboral tremenda que me tiene separado de la blogosfera desde hace tiempo (es lo que tiene cubrir a compañeros en summer time, es una gozada (se me nota el entusiasmo, ¿no?). La semana que viene me marcho de nuevo a mi Tokio del alma, aunque esta vez poquitos días, pero en cuanto vuelva prometo visitaros a todos y postear.
Bss Mil,

ElPajarito

jose_airam said...

Ya me dejas más tranquilo...no por saber de ti (ya se sabe, bicho malo nunca muere)si no por saber que no estás en una isla desierta mientras yo me muero de calor en la capital.

Tuyo siempre!!!