Tuesday, 29 April 2008

Gracias BNC

Aquí estoy de nuevo después de casi tres semanas en España. En principio iba para 10 días, pero como surgió lo de la gira del ballet, se convirtieron en 18 así que no fue hasta el lunes bien entrada la tarde que por fin regresé a mi hogar londinense. Estoy preparando un post sobre bolsos pero he visto que su elaboración me va a llevar más de lo que pensaba y hace un rato mi adorada MI me ha sugerido que, mientras tanto, escribiese un post sobre esta última experiencia, así que a ello voy.

Estaba yo por tierras del sur de Alicante, justo en la frontera con la Región de Murcia, con los nervios a fleur de peau ante la conferencia en la que interpretaba al día siguiente y tomando un café con MI y EdS, cuando recibí una llamada desde Valencia pidiéndome que me necesitaban lo antes posible para ayudar con la coordinación de la gira del Ballet Nacional de Cuba por la Comunidad Valenciana. La verdad es que era difícil decir que no a semejante oportunidad, así que el viernes con una resaca bastante aguda, me volví a mi adorada ciudad, pasé rápidamente por casa de mis progenitores para comer algo y ponerme divino de la muerte para la ocasión.
Básicamente mi función en estos días ha consistido en acompañar al ballet a todas partes: clases, ensayos y actuaciones, asegurándome de que todo estaba en orden, los autobuses estaban listos y esperando a su hora y de que el mismo número de bailarines que salía del hotel regresaba también (por aquello del asilo político y eso jeje), atender a los medios, etc.
Por supuesto, si algún bailarín pillaba una gastroenteritis o a las bailarinas les salía algún furúnculo por depilarse mal, llevarles al médico también entraba en mis obligaciones y tuve ambos casos, que requirieron tres visitas al hospital.
La obra que han estado representando ha sido Giselle, de Heinrich Heine, un drama romántico del sXIX que el ballet interpreta maravillosamente, además acompañado por un decorado y vestuario de quitar el hipo.
Afortunadamente, en todo esto conté con la inestimable ayuda de mi queridísima Teresa Plaza, vieja amiga a la par que hermana de uno de los directores de cine españoles del momento, que ha estado conmigo en todo este periplo. Juntos hemos disfrutado, perdido los nervios hasta casi el llanto y reído a más no poder con todas las cosas que nos iban ocurriendo, entre hospitales y jefes de producción histriónicos sin parangón.
En un par de ocasiones, porque hacían falta figurantes para el escenario, me correspondió el honor de vestirme de soldado de época apareciendo al fondo del escenario con unas mallas que me cortaban la respiración, una especie de peto hasta la cintura con mangas abombadas y cuatro tiras que caían cadera abajo, unas botas, un sombrero estilo 'paella valenciana' que me estaba pequeño y una lanza gigantesca que pesaba más que yo y que tenía que portear hasta el centro del escenario y sujetar mientras mantenía el semblante serio típico de los soldados (no terminé con un esguince en la muñeca de milagro).
Todo esto me ha permitido ver la obra desde la prespectiva del espectador, sentado entre el público, también entre bambalinas con los bailarines y técnicos de un lado a otro y también desde el propio escenario, como un bailarín más, lo que tengo que decir que ha sido todo un privilegio y una experiencia sensacional.
Tanto el cuerpo de baile como el equipo técnico así como los profesores y producción se han portado maravillosamente con Teresa y conmigo y, si bien ha sido una experiencia agotadora, a la vez ha sido enriquecedora y fantástica llena de muchos momentos irrepetibles.
Gracias y hasta siempre, Ballet Nacional de Cuba, espero poder veros en La Huella de España.
Feliz puente a tod@s y Bss Mil,

ElPajarito
PD- Sorry si a lo mejor no he estado totalmente inspirado pero es que tengo el día un poco raro y voy bastante liado con trabajo también.

5 comments:

Audrey said...

Pero cómo puede ser que yo no haya visto este post hasta hoy? Menuda experiencia, verdad? Imagino habrá sido agotadora pero muy reconfortante al mismo tiempo. Me hubiera encantado verte de soldado de época, jajajjaja.
Parece que todos volvemos a nuestra rutina tras el puente. Aquí en Madrid hay otro en un par de findes así que se lleva mejor la vuelta al currele!
Bueno love, espero ansiosa tu post sobre bolsos.
Ah! y que nos cuentes si has puesto en práctica los planes del "finde londinense ideal" jajajjaj
Besos mil
Audrey

Bocadelobo said...

mucha suerte en esta semana para ti pajarito!
que estes genial y muchos saludos!

ElPajarito said...

Bocadelobo, hello again. Idem de idem para ti y gracias mil por la visita. Saludos ;-)

ElPajarito

ElPajarito said...

Audrey Dearest!!
El post sobre bolsos va a tener que esperar, pues requiere mucho trabajo de investigación y tiempo de los que ahora mismo no dispongo por trabajo y porque me vuelvo a Spain mañana hasta el lunes que viene por idem y de paso para celebrar el 78 cumple de my daddy, pero llegará ;-)
Con respecto al puente y finde, casi sin palabras. No hemos parado de reírnos desde el jueves hasta ayer, montones de compras y muchísima diversión y alcohol, aunque cambiando martinis por gintonics a preferencia de las damas. ¡¡Espectacular!! Estoy por escribir algo sobre ello y colgar un par de fotos, no sé, pero en serio que ha sido genial.
Bss Mil,

ElPajarito

Amparetes said...

Holaaaa!!!!
Y siempre sorprendiéndonos... Ya me contarás más detenidamente tu experiencia con el ballet...

Y yo que me alegro que vuelvas a Spain estos días, a ver si nos vemos este finde.

Un beset.
Amparete.